Enfermería Intercultural

Una apuesta por la Interculturalidad en el campo de la Salud

Archive for the ‘diversidad cultural’ Category

#Inmigracionalismo: Inmigración+sensacionalismo. No más manipulación en las noticias sobre migrantes @REDACOGE

Posted by Dr. Fernando Plaza en 12 enero, 2017

Me hago eco de una muy buena campaña de la Red Acoge destinada, sobre todo, a los y las profesionales del periodismo para que reflexionen sobre el daño que hacen a la convivencia cuando utilizan el sensacionalismo para contar noticias donde las personas protagonistas son migrantes.

El buen periodismo huye del sensacionalismo para ofrecer una información veraz y ajustada a los hechos.

Sin embargo, de forma casi inconsciente, se cuela en las noticias que tratan la inmigración una serie de expresiones y planteamiento que son en sí mismos una forma de sensacionalismo.

A este sensacionalismo en las noticias sobre inmigración, lo llamamos INMIGRACIONALISMO.

1. Sensacionalismo en las noticias sobre la inmigración.
2. Manipulación informativa sobre la inmigración tendente a producir miedo, odio o confusión.

EL inmigracionalismo provoca miedo, odio, violencia.

Puedes ver la campaña completa y más vídeos en el enlace inmigracionalismo.org

 

Anuncios

Posted in diversidad cultural | Leave a Comment »

Matrimonio con menores, desmontando mitos islamófobos

Posted by Dr. Fernando Plaza en 17 abril, 2016

Vivimos en una sociedad plural, multicultural, en la que muchos prefieren fomentar el odio a la cultura del otro y alimentar mitos falsos que sólo dificultan la convivencia. Yo apuesto por construir una sociedad intercultural, para ello tendremos que trabajar activamente por desmontar los estereotipos erróneos y los falsos mitos. En este artículo publicado en Diario 16 su autor,  M. Laure Rodríguez , desmonta el falso mito de los matrimonios generalizados de niñas en el mundo musulmán.

matrimonio-menores.001-696x522Es recurrente la asociación entre matrimonio de menores con el Islam, como si esa verdad irrefutable validase el rechazo al hecho islámico y en consecuencia la falta de cumplimiento de derechos para la población musulmana en espacios occidentales.

Por activa y por pasiva se reproducen noticias de la menor de 8 años en Yemen que fallece en su noche de bodas, o la recurrente imagen de la masiva celebración de niñas-novias con varones adultos en Palestina. También estos días se reproducía la noticia de la lucha que en Malaui está realizando la jefa del distrito de Dedza, Theresa Kachindamoto para combatir los matrimonios de menores, recordando (indirectamente) una vez más que esta realidad se produce en espacios musulmanes.

Y así, como “allí” se cometen estas barbaridades, “aquí” se señalan con un dedo inquisidor que culpa a las propias musulmanas de estas aberraciones. Las responsabiliza por seguir esa “fe” que permite un acto salvaje sobre el cuerpo de niñas… Como si en este país no existiesen varones que gustasen de consumir sexo con menores. Como si la atrocidad de violar a una menor en una noche de bodas o en la cama de un “burdel” entendiese de fronteras. Como si las comparaciones sirviesen de algo.

Parece que no sirven de mucho las señales que advierten que se trata de bulos que vienen a alimentar los discursos de odio hacia el Islam. En el imaginario colectivo subyace aun la idea errónea que cree que en los países “musulmanes” se permite el matrimonio con menores. Nada más lejos de la realidad.

Si se hace un barrido por las distintas legislaciones de los países miembros de la Organización Islámica de Cooperación (OIC) se puede afirmar sin titubeos que la mayoría de las distintas jurisprudencias protegen a las menores de edad. Así ocurre en el 71% de estos países en los que se regulan las uniones a partir de los 18 años. En 24 economías la edad para que las mujeres puedan contraer matrimonio está fijada en 18 años. Este es el caso de Malaui. Para Argelia son 19 años y 20 en Burkina Faso. En ocho países la edad mínima legal para las mujeres se establece en 21 años. En todos ellos varones y mujeres tienen fijada la misma edad mínima para casarse, salvo en Bangladesh que fija en 21 años para el varón y 18 para la mujer.

En 11 países se permite la unión con mujeres menores de 18 años. Irán es el país que marca la edad más baja, con 13 años. En 4 países se legaliza el matrimonio de mujeres con 15 años, mientras que en 4 se señala en 16 años y 17 en otros dos. En tres economías no se mencionan en las legislaciones la edad mínima para contraer matrimonio, estos son Sudán, Arabia Saudí y Líbano.

Dicho de otro modo. Queda demostrado que en la mayor parte de los países musulmanes las mujeres pueden casarse legalmente a partir de los 18 años, no antes. O que en 6 países se llega hasta los 16 años, como en el caso español que desde el año pasado se subió la edad mínima legal para contraer nupcias de 14 a 16. Aunque tener fijada una edad mínima no es sinónimo de que en la práctica sea un fenómeno generalizado, sino que busca proteger a las niñas de costumbres locales, aunque sean excepciones en el conjunto de la sociedad.

Posted in diversidad cultural, Musulmanes, Sin categoría | Leave a Comment »

Reseña del Libro “Cuidando a pacientes #Musulmanes” en Index @fundacionindex #enfermeria #interculturalidad

Posted by Dr. Fernando Plaza en 25 marzo, 2016

Buceando en Internet me he encontrado esta reseña de Paloma Calero Martín de Villodres de mi libro “Cuidando a pacientes musulmanes. Las fronteras de la Enfermería en la comunicación intercultural” en la revista INDEX de Enfermería. Me ha gustado, así que la comparto con vosotras y vosotros. Por cierto, el libro en el que estoy trabajando hora está ya muy avanzado.

libroLa tendencia natural de los pueblos consiste en mantener su régimen de identidades basadas en la cultura, la antropología, la etnología y la Historia, siendo normal y lógico que así sea, surgiendo intercambios culturales armoniosos y enriquecedores entre ellas. Pero cuando se introducen elementos de una civilización contradictoria en el seno de otra, se abre el camino al conflicto.
Desde hace varios años el incremento de los inmigrantes en nuestro país representa un gran desafío en la mediación intercultural. La adaptación de las instituciones y los profesionales al entorno multicultural (hospitales, escuelas, judicatura, etc.) es uno de los campos de mayor desarrollo práctico en las formas de intermediación cultural.
La sociedad española debería pararse a recordar y recapacitar sobre su propia experiencia, donde el rechazo sufrido en los lugares de destino es imitado ahora por nosotros. Los cuidados culturales en enfermería consisten en la integración efectiva de los antecedentes etnoculturales del paciente y sus tradiciones y los procesos basados en la disciplina enfermera.
Este libro es una monografía basada en la relación interpersonal que se crea con la relación profesional, entre la propia experiencia enfermera del autor con los pacientes musulmanes en la provincia de Almería; en qué medida esta relación está alterada, condicionada o distorsionada cuando el paciente al que se cuida pertenece a un grupo cultural, étnico, religioso o social diferente. El autor mantiene en todo momento la objetividad necesaria para hacer de este escrito un riguroso estudio. Afirma de forma satisfactoria que los prejuicios de los profesionales no afectan a la buena praxis enfermera.
Este libro puede servir para comprender y ayudar a fomentar la relación con los inmigrantes, tratando de solventar los problemas y dificultades que se plantean con el fin de afrontar con éxito el desafío de la sanidad para el siglo XXI. Se divide en dos partes claramente diferenciadas, por un lado expone el tema para intentar, con éxito, situar el estudio, acercándonos a los modelos, teorías, conceptos y estudios más destacados en la relación con enfermería, y por otro lado se realizan 32 entrevistas en profundidad, garantizando la representatividad de los centros hospitalarios y sus profesionales; metodología cualitativa y más específicamente la Teoría Fundamentada para acercarse a las experiencias, vivencias, creencias y relaciones humanas cuando se investiga en el campo de la salud.
Un enriquecimiento cultural podría darse debido al intercambio de ideas, conocimientos y costumbres con la llegada de los inmigrantes, porque quien opina lo contrario o piensan que lo único que traen es enfermedades y vienen a aprovecharse de nuestros “beneficios” como país más desarrollado, no creo que sepan apreciar algo tan importante como es conocer otras culturas, probar otros sabores y ver otras costumbres.
Este libro nos hace reflexionar y plantearnos sobre si hemos adquirido o no la profesionalización de los cuidados, las fortalezas, las debilidades y recomendaciones para la práctica basadas en las entrevistas con los informantes. Desarrollar en los profesionales en salud los conocimientos, habilidades y actitudes hará necesaria una buena formación continua en competencia comunicativa intercultural. Este estudio bien puede ser resumido en palabras del autor como “los trabajadores de la Sanidad Pública no podemos elegir a quién atendemos y, en su mayor parte, los inmigrantes tampoco eligen dónde quieren ser atendidos así que, tanto unos como otros, estamos condenados al entendimiento”.

Posted in comunicación intercultural, diversidad cultural, enfermeria, Musulmanes | Leave a Comment »

¿Quieres acabar con los rumores? ¡Deja de ser tolerante! #Respeto @stoprumores

Posted by Dr. Fernando Plaza en 27 octubre, 2015

Artículo de Andalucía Acoge sobre su interesante Campaña “Stop Rumores” para luchar contra los prejuicios y estereotipos sociales sobre las personas migrantes. Publicado en el Blog de El País

ANDALUCÍA ACOGE / STOP RUMORES

Hace ahora justo un año que en Andalucía Acoge presentamos públicamente el proyecto Stop Rumores, aunque realmente parece que ha sido más tiempo por la intensidad y el volumen de los acontecimientos que se han sucedido en este periodo. A pesar de todo, podríamos decir que Stop Rumores es como un iceberg del que solo se ha hecho visible una pequeña parte de todo el trabajo generado.

Desde el principio hemos manifestado que esta estrategia nacía para hacer frente a los rumores que afectaban a la convivencia, especialmente en relación a la población inmigrante, pero que el objetivo final era hacer frente a la rumorología dañina en general, sea cual sea el colectivo al que afecte. Las herramientas de comunicación interpersonal que ofrecemos pueden ser utilizadas en multitud de circunstancias de la vida cotidiana, y si somos capaces de integrarlas en nuestro día a día, tendremos muchas más probabilidades de contribuir a la mejora de la convivencia de todas las personas. En este vídeo te damos algunas pistas de cuáles son las “armas” esenciales de un Agente Anti-Rumor:

Por supuesto no es fácil llevar esta tarea a buen puerto. La labor de un Agente Anti-rumor exige esfuerzo, compromiso, y sobre todo, no desanimarse cuando las cosas no salen como queremos. ¿Cuántas veces hemos intentado desmontar prejuicios mientras estamos con nuestros amigos o nuestra familia, sintiendo la frustrante sensación de que nuestro mensaje no está siendo escuchado o entendido? No hay que preocuparse, es algo absolutamente normal, y además, no se trata de convencer a nadie, sino de sembrar la semilla de la duda en personas con planteamientos aparentemente inamovibles. El trabajo del Agente implica una carrera de fondo, una estrategia a largo plazo para tratar de poner un granito de arena en la construcción de una sociedad más igualitaria, pero también más crítica y reflexiva. Con datos objetivos, contrastados y veraces en la mano.

Y precisamente ahí es donde hemos encontrado una de las mayores dificultades, ya que en ocasiones hemos tenido que hacer auténticas piruetas para recabar datos estadísticos de las administraciones. Resulta llamativo y sorprendente que desde las instituciones que nos gobiernan no posean datos actualizados que cualquier empresa o entidad social medianamente desarrollada posee como indicadores de su gestión y como elemento básico para establecer estrategias futuras.

En cualquier caso, con todos esos datos usados para desmentir ciertas creencias negativas en torno a la población inmigrante, no pretendemos validar o legitimar el hecho migratorio en sí. Si fuesen otras las cifras, seguiría existiendo el mismo derecho a migrar, por otra parte recogido en el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Y ahí entramos en un aspecto fundamental de la filosofía que subyace tras este proyecto. La convivencia entre personas de diferente cultura, origen, religión, orientación sexual o, por decir algo, color de pantalón, sólo debe regirse por una máxima: el respeto.

Estamos acostumbrados a oír que debemos ser tolerantes con los demás, pero la palabra “tolerancia” tiene un connotación que supone cierta superioridad o paternalismo hacia lo tolerado, como si implicase soportar una carga y mantener un equilibrio que en cualquier momento puede romperse. Si de verdad queremos acabar con los prejuicios y los estereotipos negativos tenemos que aprender a respetar, sin victimizar unas partes ni señalar acusadoramente a otras. El respeto del que hablamos huye de las concepciones simplistas y demagógicas, y sirve para tratar de empatizar con todas las perspectivas, buscando el diálogo sereno y un intercambio reflexivo y responsable en el que todos y todas tengamos el derecho a expresar nuestra opinión.

En este primer año de vida han sido casi quinientas las personas que se han formado como Agentes Anti-rumor,  y más de 3.000 las que han participado en los encuentros que hemos realizado por toda Andalucía y Melilla. Igualmente, hemos reforzado la red con 85 entidades públicas y privadas adheridas a la Agencia. Sin embargo, no queremos abundar demasiado en el aspecto numérico, ya que si alguna persona está interesada puede ver todas las cifras en la web de Stop Rumores (www.stoprumores.com).

Aún queda muchísimo por hacer, y nuestro deseo es formar un batallón de Agentes Anti-Rumor que continúen sosteniendo esta iniciativa, contribuyendo a que su entorno se cuestione tantos comentarios y habladurías sin certezas que nos rodean cada día. Sabemos que es un trabajo arduo, y que no es posible lograr un cambio social de tanta magnitud como el que nos gustaría con los mimbres de que disponemos, ya que aunque inicialmente el proyecto fue apoyado por las administraciones públicas, actualmente está financiado exclusivamente por Andalucía Acoge. Pero aun así, no cejaremos en nuestro empeño de cuestionar el racismo de “baja intensidad” al que nos enfrentamos continuamente, fomentar la sensibilización y apoyar la interacción positiva entre las personas en un contexto culturalmente heterogéneo. Dejemos de ser tolerantes y participemos activamente en la construcción de una sociedad basada en el respeto y la aceptación de la diversidad. Convirtámonos en Agentes Anti-Rumor.

Más información de Stop Rumores en Migrados:

Posted in diversidad cultural, intercultural, Migraciones | Leave a Comment »

@stoprumores Ciudadanía activa frente a los estereotipos negativos sobre población inmigrante

Posted by Dr. Fernando Plaza en 27 septiembre, 2014

Desde Enfermería Intercultural queremos colaborar en la difusión de la Campaña Stop Rumores, una interesantísima iniciativa para luchar contra los estereotipos hacia la población migrante en Andalucía. En el 2012 ya nos hicimos eco de otra campaña similar que se desarrollaba en el Pais Vasco llamada Frena el rumor.

ignorantes

La Federación Andalucía Acoge y las entidades que la conforman han asumido el reto de poner en marcha el proyecto Stop Rumores. Una iniciativa que promueve la creación de una Agencia Antirumor, cuyo objetivo es combatir los rumores negativos e inciertos que dificultan la convivencia en la diversidad en nuestros entornos más cercanos.

PINCHA EN EL ENLACE DE STOP RUMORES Y DIFUNDE

Con la financiación del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y del Fondo Europeo para la Integración, Andalucía Acoge busca con este proyecto promover una ciudadanía activa formada e informada para combatir rumores.

Ciudades como Barcelona, Getxo, Fuenlabrada, Castellón, Sabadell o el Cabildo de Tenerife cuentan ya con proyectos similares con buenos resultados. Así, la colaboración conjunta de sus ciudadanos y ciudadanas y las administraciones locales, está permitiendo una transformación activa de los falsos rumores y estereotipos que dificultan la convivencia.

Posted in diversidad cultural, Migraciones | Leave a Comment »

¡Investiga para transformar el mundo! #invest13

Posted by Dr. Fernando Plaza en 16 noviembre, 2013

“Si la investigación enfermera no sirve para transformar, entonces no sirve”.
Ya de vuelta de Lleida del XVII Encuentro Internacional de Investigación en Cuidados #inves13, es el momento de reflexionar.
Regreso a Almería con impresiones encontradas; una cierta sensación de soledad, de llevar un camino en la investigación poco compartido, pero a la vez, cierto reconocimiento de mi trabajo, algunas pequeñas “recompensas”.

Diversidad cultural
Cuando empecé a investigar tenía claro que una investigación tenía que tener un fin de transformación de la realidad, que no se podía quedar en el campo de lo teórico; conocer la realidad para saber qué hay que transformar, cómo hacerlo y qué herramientas necesitamos para llevarlo a cabo.
Me centro en el cuidado, el cuidado, la comunicación y las relaciones con personas con usos culturales distintos al mío. Un trabajo con personas en muchos casos marcadas por prejuicios y estereotipos que se traducen en discriminación, nuestra discriminación, también profesional. Un tema sensible, lo sé, por eso me dedico a él. ¿Cómo podríamos mejorar la atención sanitaria a estas personas si no es indagando en nuestros propios prejuicios y en nuestras propias carencias en formación? ¿Cómo saber cómo tenemos que cuidarlos si no les preguntamos a ellos? Un campo de nvestigación apasionante, pero poco compartido.
En Inves13 se han presentado casi 500 trabajos de incuestionable calidad, pero muy pocos podrían englobarse dentro de “Desigualdades en Salud”, que es como llaman en las convocatorias para que te financien un proyecto a la gran línea de investigación que engloba estudios con grupos vulnerables, migrantes, gitanos,… y solo había uno sobre el impacto de la crisis-estafa en la población, un pequeño trabajo hecho en Córdoba sobre el apoyo emocional que aporta la Plataforma Stop Desahucios de Córdoba a los afectados que se integran en el grupo, gracias compañeras. ¿No nos interesa cómo viven los inmigrantes sin cobertura sanitaria en Madrid o Valencia?
Una compañera me decía no entender mi campo de estudio “con la de temas que hay para investigar”, “los de aquí necesitan que investiguemos otras cosas”. Evidentemente, no solo no le interesaban mis estudios sino que además le molestaban. Desesperanzador.

La sensación de “¿qué hago yo aquí?” cambió cuando llegó el momento de presentar mi trabajo Islam en el hospital: La visión de los pacientes musulmanes.
¡Sorpresa! La Organización me presentó a una periodista que quería entrevistarme sobre mi estudio, “uno de los más interesantes del Congreso” dijo. Me valió el argumento, aunque dudé en si su decisión era por interesante o por “exótico”, pero todo sea por difundir.
Tras la desconcentración de la entrevista vino mi exposición, con buena acogida y preguntas.
De repente; una persona me dice que le ha gustado mucho, otra que me vio en una charla, alguien que se acuerda de mi comunicación del congreso de dos años atrás o que ha leido mis artículos… o una enfermera andaluza que me cuenta que su pareja trabaja en la Universidad de Córdoba y que consulta mi libro Cuidando a pacientes musulmanes. Las fronteras de la Enfermería en la Comunicación Intercultural para su asignatura. Alentador.

El cierre del Congreso fue otra gran sorpresa; la conferencia “El impacto de la crisis financiera y las medidas de austeridad en la salud” a cargo de Helena Legido-Quigley de la London School of Hygiene & Tropical Medicine. Una demostración, con evidencia, de lo necesarios que somos los trabajadores de la Sanidad Pública. Aportó datos sobre lo que ya sospechábamos; que los recortes del Gobierno del Partido Popular no responden a criterios técnicos ni científicos sino solo economicistas, que el copago y los recortes perjudican seriamente la Salud de la población. Convincente.

¿Desesperanzado? ¿Alentado? ¿Convencido?

Vuelvo a Almería tras este agridulce congreso (en lo personal claro está) CONVENCIDO de que hay que continuar con la investigación para transformar y que nuestro trabajo enfermero debe dirigirse, como dijo una enfermera en Lleida, a empoderar a los pacientes, que la Enfermería tiene que desarrollar su compromiso con lo social. ALENTADO por quienes les interesa la interculturalidad, lo que tengo claro es que NUNCA DESESPERANZADO porque cada vez somos más los que queremos cambiar esta sociedad y somos necesarios.

Todavía hay conclusiones del último estudio por difundir en artículos, congresos, conferencias…

Creo que voy a marcarme un plazo para acabar el  nuevo libro en el que estoy trabajando… ¿qué tal seis meses?

Posted in diversidad cultural, enfermeria, Investigación | 2 Comments »

VI CONGRESO INTERNACIONAL DE EDUCACIÓN INTERCULTURAL

Posted by Dr. Fernando Plaza en 21 mayo, 2013

CONGRSO MUY INTERESANTE EN ALMERÍA: 7-9 Noviembre de 2013, Universidad de Almería.

ATT0Estimado/as compañera/os,

Nos complace invitarles a participar y enviar sus propuestas al “VI Congreso Internacional de Educación intercultural. Educación y salud: una mirada transcultural” que tendrá lugar del 7 al 9 de Noviembre de 2013 en la Universidad de Almería, Almería (España).
Será un placer recibirles en Almería.

 

Comité Organizador del Congreso

Fecha límite para envío de resúmenes: 15 de Junio, 2013

Los trabajos podrán ser publicados en la revista Procedia- Social and Behavioral Sciences de Elsevier y/o como capítulo de libro con ISBN.

TEMAS

El congreso valorará las aportaciones y contribuciones en las siguientes áreas temáticas relacionadas con la educación y la salud desde una perspectiva transcultural: Educación para la salud; Educación intercultural y salud; Investigación en salud transcultural; Mediación intercultural en el ámbito sanitario; Nutrición y factores socioculturales determinantes de salud; Hábitos saludables. Diferencias y similitudes según culturas; Educación física; Corporalidad y migraciones; Salud mental y migraciones; Educación, salud y género; Educación sexual; Salud emocional; Educación, felicidad y salud; Pobreza y salud; Cooperación desarrollo y salud; Grupos vulnerables; Innovación en la enseñanza de salud pública; Experiencias de profesionales; Métodos de investigación; Antropología de la salud; Políticas sanitarias; TICs en educación y salud; Medios de comunicación, educación intercultural y salud; Publicidad y salud; Desarrollo de competencias socioemocionales; Convivencia escolar; Bullying; Ciber Bullying; Child Grooming; Educación contra la violencia de género; Educación y resiliencia; Democracia y educación ética; Droga y Alcohol; Uso y abuso de las redes sociales; Identidad cultural; Pobreza y discriminación social; Vivencia religiosa y salud; Arteterápia; Musicoterapia; Nutrición y salud; Familia, educación y salud; La amistad y relaciones entre iguales; Salud medioambiental; Educación para la salud ambiental; Autoconcepto y autoestima; Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad; Imagen corporal; Obesidad en niños y adolescentes; Efectos de las enfermedades crónicas de los niños y adolescentes en su vida escolar.

PUBLICACIÓN DE TRABAJOS

  • Todos los artículos publicados en Procedia-Social and Behavioral Sciences son indexados en Scopus y ScienceDirect y serán reenviados a Thomson Reuters Conference Proceedings Citation Index-Science para su evaluación e inclusión en ISI Web of Science. Todas las propuestas estarán sometidas a una evaluación por dos revisores (peer review).
  • Todos los trabajos que lo deseen podrán ser publicados como capítulo de libro con ISBN.

FECHAS IMPORTANTES:

  • Envío de resúmenes                    hasta 15 de Junio, 2013*
  • Envío de Comunicaciones,
    Ponencias no invitadas y Posters  hasta 10 de Octubre, 2013**

*    Los autores recibirán la notificación de aceptación 15 días después del envío de resúmenes.

**  Los autores recibirán la notificación de aceptación de los textos (especificado en la Web del Congreso).

ENVÍO DE RESÚMENES

Para su presentación los resúmenes no podrán exceder las 250 palabras.

  • En el caso de presentar el resumen de una investigación, se contemplará una introducción, objetivos, metodología, resultados y conclusiones. En el caso de documentos de debate: Antecedentes, Objeto de Estudio, Fuentes de Evidencia, Argumento principal y Conclusiones. Por favor, tenga en cuenta que algunos elementos son opcionales en los resúmenes.
  • Los resúmenes cuyo objetivo sea ser publicados en la revista Procedia- Social and Behavioral Sciences se presentarán en inglés.
  • Los resúmenes cuyo objetivo sea ser publicados como capítulo del libro con ISBN pueden ser presentados en español, francés, portugués o inglés

CONGRESO ONLINE (participación virtual)

Para las personas que no puedan asistir presencialmente el congreso presenta la opción de la Participation Virtual. Las personas que se sumen a esta modalidad tendrán las mismas posibilidades de enviar sus trabajos, hacer sus comunicaciones on-line, recibir el certificado de participación en su casa y publicar sus Papers, Comunicaciones, Posters y Ponencias no invitadas en las mismas condiciones de quienes participan presencialmente. Se habilitará una plataforma virtual en la que se colgarán todas las ponencias y los materiales aportados durante el congreso.

PARA MÁS INFORMACIÓN:

www.ual.es/eduhem2013

CONTACTO:

E-mail: eduhem2013@gmail.com, Web: www.ual.es/eduhem2013

Dirección: Carretera Sacramento s/n, 04120 LA CAÑADA DE SAN URBANO (ALMERÍA)

Por favor, envíe esta información a quienes considere que puedan estar interesados.

Posted in comunicación intercultural, diversidad cultural, enfermeria, intercultural, Investigación, Migraciones | Leave a Comment »

La visión del otro y la conflictividad en la relación enfermera- paciente musulmán.

Posted by Dr. Fernando Plaza en 17 octubre, 2012

Aquí teneis el articulo que nos ha publicado la revista Enfermería Clínica en su último número: “La visión del otro y la conflictividad en la relación enfermera-paciente musulmán”.
Un artículo que se marca como objetivos; conocer la visión de las enfermeras de los pacientes de tradición musulmana y si esta se corresponde con la existencia o no de conflictos, conocer la visión de los pacientes de tradición musulmana de las enfermeras que los cuidan y si esta se corresponde con la existencia o no de conflictos y, por último, buscar similitudes y/o diferencias en la visión del otro en la relación enfermera-paciente de tradición musulmana.

Articulo publicado
Espero que os resulte de interés.

Posted in comunicación intercultural, diversidad cultural, enfermeria, Investigación, Sin categoría | Leave a Comment »

INICIATIVAS CONTRA LOS PREJUICIOS Y ESTEREOTIPOS XENÓFOBOS

Posted by Dr. Fernando Plaza en 1 agosto, 2012

Si más instituciones públicas tuvieran iniciativas como ésta otro gallo nos cantaría en cuanto al respeto a la diversidad cultural.<
Frena el rumor es un espacio promovido por la Dirección de Inmigración y Gestión de la Diversidad del Gobierno Vasco a través de Biltzen: Servicio Vasco de Integración y Convivencia Intercultural, y en colaboración con otros agentes institucionales y sociales, como una contribución en el ámbito de la lucha contra el racismo, la xenofobia y la promoción de la convivencia en la diversidad.
Frena el rumor pretende ser una referencia para todas aquellas instituciones, organizaciones y agentes que, de alguna manera, participan de la idea de que es necesario combatir los prejuicios y estereotipos sobre la población inmigrante, y los discursos xenófobos y discriminatorios construidos en base a ellos de forma gratuita, para avanzar en la construcción de una sociedad cohesionada y respetuosa con la diversidad.

Nace con la vocación de facilitar el acceso a recursos de información y documentación potencialmente útiles para los diferentes agentes, pero entendiendo siempre que los principales recursos son ellos mismos: las personas, sus ideas y sus iniciativas. Por lo que tiene también ese objetivo de contribuir a su visualización, a la interlocución y al trabajo en red.

En definitiva, un espacio vivo y dinámico orientado a múltiples personas destinatarias y usuarias, con las que pretende evolucionar en dialogo constante y directo, compartiendo ideas, información, recursos, experiencia y sugerencias.
En esta Web tambien hay un enlace a Una Guía práctica para combatir los rumores, los estereotipos y los prejuicios hacia la inmigración

Posted in diversidad cultural, intercultural, Migraciones | Leave a Comment »

Análisis ético ante la retirada de la asistencia sanitaria a extranjeros sin tarjeta de residencia

Posted by Dr. Fernando Plaza en 20 julio, 2012

UN POCO LARGO PERO MUY RECOMENDABLE. PERFECTAMENTE APLICABLE A LA ENFERMERÍA.
Documento elaborado por el Grupo de Trabajo de Bioética de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria


La situación generada por la retirada súbita del derecho a la asistencia sanitaria
completa en el SNS a personas sin permiso de residencia, que hasta ahora tenían
reconocido este derecho, plantea cuestiones en las que existen conflictos entre
principios éticos que afectan a los médicos de familia, tanto en su condición de
profesionales como de ciudadanos. El ejercicio de la profesión médica conlleva
unas obligaciones éticas de las que los médicos no pueden desprenderse a
conveniencia personal, de la organización, ni siquiera de las disposiciones
gubernamentales. Como ciudadanos, los médicos de familia pueden y deben tener
una posición en relación con normas que afectan de manera muy relevante el
contenido de su labor. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria,
como asociación civil, debe asumir su responsabilidad social y liderazgo; como
órgano de representación profesional, si finalmente se concluye que la norma que
nos ocupa puede estar atentando contra principios éticos profesionales básicos,
debe posicionarse públicamente y realizar propuestas concretas, tanto en el
sentido de tratar de influir para que la norma se modifique, como en el de informar
a sus asociados sobre procedimientos encaminados a atenuar sus efectos sobre los
pacientes afectados por ella, entre los que se encuentra la posibilidad de la objeción
de conciencia.
Se acepta la legitimidad del Gobierno para establecer criterios con los que distribuir
o priorizar las políticas públicas. Sin embargo, los objetivos sociales generales –
como los motivos relativos a “la sostenibilidad del sistema” que justifica, en su
preámbulo, el RD Ley 16/2012 – tienen una importante limitación: deben respetar
los derechos fundamentales de los individuos, aquéllos que hacen referencia a la
“igual consideración y respeto”. Una persona tiene un derecho fundamental si ese
derecho es necesario para proteger su dignidad o su estatus, como acreedor de la
misma consideración y respeto que el resto de la comunidad. ¿Es la asistencia
sanitaria un derecho fundamental de las personas? Si es así, ¿cuál es su alcance?
Si no lo es, ¿cómo puede limitarse?
Nuestras leyes, hasta el momento, habían ido desarrollando dos ideas reguladoras
de los derechos individuales: la dignidad de la persona y la igualdad. Las leyes en
España, fruto del desarrollo moral de nuestra sociedad, han reconocido, hasta el
momento, la especial fragilidad como personas de los ciudadanos extranjeros en
una situación administrativa irregular (voluntaria o sobrevenida), por lo que han
gozado de una especial protección, en su condición de personas, ante el
Ordenamiento español.
EL DERECHO A LA ASISTENCIA SANITARIA
Sin embargo, hay que tener en cuenta que el derecho a la protección de la salud en
sentido estricto, tal como se recoge en el art. 43 de la Constitución, no
constituye un derecho fundamental. En la Carta Magna se establece que serán los
poderes públicos quienes, con el objeto de protegerla, adopten las medidas
oportunas para eliminar las deficiencias de salud, prevenir enfermedades y
fomentar la educación en estas materias. Por su parte, la OMS reconoce el derecho
a la salud como un derecho humano que impone a los Estados ciertas obligaciones
para darle efectividad, aunque aceptando el “principio de realización progresiva”,
es decir, “avanzar lo más expedita y eficazmente posible, hasta el máximo de los
recursos de que dispongan”.
Por tanto, el derecho a la asistencia sanitaria no es un derecho
fundamental; sí lo es el derecho a la protección de la salud. Hasta dónde
cada Estado avanza en la protección de dicho derecho es algo que debe decidir
cada gobierno. La OMS establece unas “obligaciones básicas” para hacer efectiva
esta protección de la salud: atención primaria de salud esencial, alimentación
esencial mínima nutritiva, saneamiento, agua limpia potable, medicamentos
esenciales, y los aspectos relacionados con la salud pública y la prevención.1
Los criterios para establecer limitaciones
Por tanto, aceptando que el Gobierno tiene legitimidad para establecer el contenido
y distribución de la asistencia sanitaria, ¿son correctos los criterios utilizados
para imponer la limitación? La regla de la oportunidad justa, desarrollada por
Rawls y aplicada a las prestaciones sanitarias por Daniels, expresa que “a nadie se
le debería negar beneficios sociales sobre la base de condiciones desventajosas no
merecidas”. Los autores consideran condiciones no merecidas aquellas distribuidas
por la lotería de la vida social o biológica. Así, no se podría limitar la atención
sanitaria considerando la raza, el sexo, el nivel sociocultural… ¿y la regulación
administrativa de un extranjero? La ley interpreta que la libre decisión, la
voluntariedad de las personas en establecerse de forma irregular en un país no
constituye una condición desventajosa inmerecida, por lo que limita la asistencia
sanitaria de una manera que no pudiera considerarse injusta desde un punto de
vista formal.
Pero, ¿qué se puede limitar? Todo, excepto los mínimos. Y estos mínimos
superarían los que ha establecido el Gobierno, que es claramente insuficiente. Por
una parte, se limita la atención sanitaria a los casos urgentes, lo que lleva a
plantearse qué es urgente o no. Está claro qué es una urgencia vital, pero en el
resto de los casos es un concepto subjetivo difícilmente delimitable para pacientes
y profesionales, por lo que la decisión del carácter urgente de la demanda quedará
al arbitrio de cada profesional, lo que introduce una discrecionalidad
potencialmente muy poco equitativa y proyecta sobre los profesionales una
responsabilidad que no les corresponde: ser jueces sobre quién y hasta dónde un
paciente tiene derecho a que se le atienda. Además de lo ambiguo del término
“urgente”, la discrecionalidad inevitable y el papel de jueces que se impondría a los
profesionales, esta atención es insuficiente si atendemos a las recomendaciones
planteada por la OMS. Por ello, entendemos que la limitación de la atención
sanitaria a los casos urgentes debería ampliase a una “atención sanitaria
básica”, atención primaria, asistencia preventiva, medidas de salud
pública, asistencia urgente, servicios especiales para los discapacitados y
acceso a la medicación básica. Reconocer esta atención sanitaria básica tendría
unas consecuencias prácticas relevantes: en términos de salud pública, porque se
conseguirían más garantías de protección para el resto de la sociedad en relación
con enfermedades infectocontagiosas potencialmente trasmisibles; en términos
organizativos, porque se evitaría colapso de los servicios de urgencia; por último,
en términos de eficiencia económica, porque disminuiría el gasto mayor que
supone derivar toda la atención sanitaria a los dispositivos urgentes (más caros
que atención primaria o la prevención) y asumir sólo las complicaciones derivadas
de haber dejado de atender las condiciones crónicas en etapas precoces de su
evolución.
Inmigrantes no regularizados actuales vs potenciales
Ahora bien, una cosa es que los inmigrantes que a partir de ahora decidan residir
de manera ilegal en nuestro país vean limitado su derecho a una asistencia
sanitaria básica en virtud de una condición elegida por ellos (y vengan a nuestro
país conociendo esta circunstancia) y otra es que el colectivo de inmigrantes que
hasta ahora tenían reconocido dicho derecho lo vean limitado. Esto plantea más
problemas, ya que la situación generada es arbitraria y se estarían negando,
de hecho, beneficios sociales sobre la base de “condiciones desventajosas no
merecidas”. Sobre todo en aquellos extranjeros que de manera sobrevenida pasan
a una situación de ilegalidad por haber perdido su trabajo, lo que sería en las
actuales circunstancias una consecuencia no merecida y azarosa. También la
limitación del derecho a la atención sanitaria de los inmigrantes irregulares
voluntarios que ya lo tenían reconocido parece una situación sobrevenida y
azarosa, y plantea, además problemas éticos profesionales, como veremos,
relacionados con la obligación de no abandono y lealtad debida a que no
deberían verse forzados por la autoridad. En ambos casos, se está, en la práctica,
vulnerando la norma jurídica general, proclamada en el artículo 9.3 de la
Constitución y el 2.3 del Código Civil de que las leyes no tendrán carácter
retroactivo. Este principio de irretroactividad se asienta en la necesidad de
seguridad jurídica y de respeto de los derechos adquiridos, que en este caso se
están vulnerando claramente.
Los puntos clave de este primer apartado acerca del derecho a la asistencia
sanitaria serían:

1. Es legítimo, se compartan o no las razones, que el Gobierno determine el
alcance y distribución de la asistencia sanitaria porque ésta no es un derecho
fundamental de las personas, sí lo es el derecho a la protección de la salud. El
contenido de las prestaciones sanitarias necesarias para garantizarlo debe ser
establecido por cada sociedad a través del Gobierno legítimo, considerando los
condicionamientos socioeconómicos.
2. Existe un importante consenso de que deben existir unas mínimas prestaciones
sanitarias para garantizar la protección efectiva de la salud. El RD 16/2012 no
cumple con estas mínimas condiciones (ya que las limita a la atención urgente)
y, por tanto, creemos que semFYC debe reclamar del Gobierno la ampliación
del derecho de asistencia sanitaria a un “mínimo decente” que incluya:
atención primaria, salud pública y prevención, asistencia urgente,
atención a la discapacidad y acceso a medicamentos esenciales.
3. Esta ampliación del derecho a la asistencia sanitaria básica tendría la
ventaja de minimizar los riesgos para la salud pública que tendería a dejar
a un colectivo especialmente frágil sin atención sanitaria, impedir el colapso
de los dispositivos de atención urgente y mejorar la efectividad
económica de la ley.
4. Es necesario aceptar que existen diferencias entre el colectivo de inmigrantes
que hasta ahora tienen reconocido el derecho a la asistencia (no regulares
actuales) de los que están por llegar (no regulares potenciales). Lo dicho
hasta ahora se puede aplicar a los inmigrantes no regulares
potenciales, pero no es posible aceptar su aplicación al colectivo
inmigrante no regular actual por varios motivos: es una limitación que no
cumple con el criterio de “oportunidad justa”, fuerza un conflicto ético
profesional grave vulnerando los principios de no abandono y lealtad debida, y
vulnera el principio legal general de la no retroactividad de las leyes.
Consideraremos los problemas éticos profesionales que van a surgir con el colectivo
de inmigrantes no regularizados que hasta ahora tenían reconocido su derecho a la
asistencia (no regulares actuales). En nuestra opinión, esta norma, vulnera
gravemente los principios éticos de beneficencia, justicia y no maleficencia.
El principio de beneficencia que ha regido la actuación médica desde hace siglos
no es absoluto y debe estar modulado por los otros principios, como hace el
principio de autonomía, es decir, el médico no puede hacer lo mejor por el paciente
sin su consentimiento. En este caso, no es el paciente quien rechaza la atención
sino que la Administración impone que el médico no le siga atendiendo. Estamos
hablando de ciudadanos que hasta ahora estaban siendo atendidos normalmente en
las consultas de atención primaria, a los que una norma impide que se les siga
atendiendo, aunque no han perdido su calidad de pacientes. Porque lo que define a
una persona como paciente no es su condición administrativa sino que se haya
establecido previamente una relación clínica que está presidida, desde el principio y
como un valor básico, por la fidelidad.
La relación médico-paciente es una relación fiduciaria, es decir, es una relación
basada en la confianza o confidencia. La fidelidad o lealtad se concibe como dar
prioridad a los intereses del paciente en dos sentidos: (1) el profesional prescinde
de su propio interés en cualquier conflicto con los intereses del paciente y (2) los
intereses del paciente tienen prioridad sobre los intereses de terceras partes. Este
principio, está protegido expresamente por el Código de Deontología Médica (CDM),
en cuyo Artículo 11 se establece que el médico debe preservar “la continuidad
asistencial”, de ello se puede inferir que, si se llegara a producir una interrupción
del derecho a la asistencia de un paciente por razones ajenas a la voluntad del
mismo, como ocurriría con un cambio legislativo de aplicación inmediata, el médico
no puede interrumpir sin más la atención del paciente.
En general, la reflexión ética acepta que pueda existir una lealtad dual, es decir,
que el médico se deba a su paciente pero también a su institución. Pero, ¿qué pasa
cuando ambas lealtades se contraponen? Beauchamp y Childress proponen que, si
es posible, sea el profesional quien haga compatible ambas lealtades, por ejemplo,
informando previamente al paciente de los límites “impuestos” de su actividad.
Pero, en este caso, dado que la relación clínica se estableció en unas condiciones,
no es posible cambiarlas sin atentar contra el principio de lealtad y no abandono.
La norma solo deja el recurso a la desobediencia del profesional. No es
posible aceptar lo que la institución le pide: romper la alianza de confianza
establecida entre el médico y el paciente. En este caso, por tanto, la norma está
forzando la ética profesional en un principio básico, la lealtad, la confianza y la
promesa de no abandono.
LA ÉTICA PROFESIONAL
La justicia alude al trato imparcial sin discriminaciones. La solidaridad completa a
la justicia, dando más a quien más lo necesita, para superar la inequidad social. La
ley, negando el derecho a una asistencia sanitaria de pleno derecho, incrementa la
desigualdad social discriminando, precisamente, al que más lo necesita. El Código
de Deontología Médica (CDM) incluye tratar con la misma diligencia y solicitud a
todos los pacientes, sin discriminación alguna (Art.2). El principio de no
maleficencia exige no aumentar el mal de los que ya están mal, ni crear mal nuevo.
En este sentido, el CDM, en su artículo 5, nos recuerda que la principal lealtad del
médico es la que debe a su paciente y que no se puede negar la asistencia del
paciente aduciendo temor a las consecuencias que su atención puedan reportarle.
El capítulo X dedicado al ejercicio en instituciones, insta al deber de prestar a todos
los pacientes una atención de calidad humana y científica (Art. 21). Los
profesionales con responsabilidades en dirección y gestión de recursos están
llamados también a la actuación por el bien colectivo y la equidad (Art 23).
Las conclusiones, tras la reflexión ética y deontológica son:
1. Los deberes profesionales con los pacientes con los que se ha iniciado
una relación clínica (colectivo de inmigrantes no regulares actuales) son
superiores a los que se puedan establecer con pacientes todavía no
conocidos (inmigrantes no regulares potenciales).
2. Equiparar ambos colectivos en la limitación de la atención sanitaria
supone ignorar y atentar contra principios éticos básicos que no pueden
ser aceptados por los profesionales.
3. La semFYC debe exigir al Gobierno que sea posible mantener las
prestaciones sanitarias con el colectivo de inmigrantes no regulares
actuales. En caso contrario, la única salida posible para no vulnerar la ética
profesional es la objeción de conciencia al cumplimiento de la ley.
¿Qué se debe hacer cuando una norma legítima atenta contra principios éticos
fundamentales que rigen la actuación profesional? Cuando existen lealtades
contrapuestas, es la promesa de no abandono, la lealtad para con el
paciente, la que debe prevalecer. La ética civil reconoce el derecho de las
personas a mostrar su objeción al cumplimiento de la norma por motivos de
conciencia. La objeción de conciencia es un derecho básico por el cual un
ciudadano y los profesionales somos ante todo ciudadanos, puede decidir
no aceptar una ley que se le impone por considerar que su cumplimiento
atentaría contra su dignidad como persona.
La conciencia puede ser descrita como el juicio reflexivo por el que cada persona
distingue interiormente el bien del mal, la actuación correcta de la incorrecta, la
acción honesta de la deshonesta, la conducta ética y moral de la inmoral y la
contraria a la ética. La conciencia designa los compromisos éticos últimos de una
persona. Es un acto de oposición de la ley de la conciencia a la ley oficial, de
afirmación de la preeminencia de la ley moral sobre la ley jurídica establecida.
La objeción de conciencia3, tal como se entiende actualmente en el contexto de
la actividad profesional, es la negativa, por motivos de conciencia, a someterse a
una conducta jurídicamente exigible, ya sea por tratarse de una obligación que
ÉTICA CÍVICA
proviene de una norma legal, de un mandato de la autoridad o de una resolución
administrativa, tomando la forma de omisión del presunto deber, del cual se solicita
ser eximido sin ser penalizado.
La desobediencia civil es la oposición activa y enfrentamiento a la norma que se
considera injusta, con la intención de derogarla, aceptando las consecuencias de la
represión, e incluso provocándola, como medio de lucha.
La objeción de conciencia es pues un tipo de desobediencia civil individual y
autónoma a la ley, abierta y pública, no violenta, que acepta las consecuencias
personales derivadas de la misma, que refleja una conexión directa entre la
objeción y la ley concreta a la que se objeta, que se justifica en la propia conciencia
y que pretende provocar en los demás la conversión o la persuasión4.
El Código de Deontología Médica entiende la objeción de conciencia como “la
negativa del médico a someterse por convicciones éticas, morales o religiosas, a
una conducta que se le exige, ya sea jurídicamente, por mandato de la autoridad o
por una resolución administrativa, de tal forma que realizarla violente seriamente
su conciencia” (Articulo 32.1).
En el Artículo 33. 3. se establece que el médico debe comunicar al responsable de
garantizar la prestación (en este caso al inmediato superior), y potestativamente, al
Colegio de Médicos, su condición de objetor de conciencia para una determinada
situación, con el fin de recibir el asesoramiento y la ayuda necesaria. Esto es
relevante, pues “de la objeción de conciencia no se puede derivar ningún tipo de
perjuicio o ventajas para el médico que la invoca” (Articulo 35).
Es conocido que la objeción de conciencia presenta varios riesgos, como son el
enmascaramiento, la banalización y la intransigencia. Por eso, la objeción de
conciencia debe satisfacer las condiciones de legalidad y de legitimidad. La primera
exige la manifestación previa de la condición de objetor a aquellas personas a
quienes la objeción de conciencia puede provocar un daño o molestia y la
exposición de los motivos en que se fundamenta tal objeción. Pero, la objeción de
conciencia ha de ser además legítima, esto es, debe estar basada en la honestidad;
debe ser coherente con la actitud y el comportamiento habitual del objetor; ha de
estar relacionada con algún componente clave del marco moral de la persona que
objeta. Cuando la objeción es a no dejar de prestar un servicio (como en este
caso), el objetor debe intentar no perjudicar a otros usuarios que conservan ante la
ley todos sus derechos a una atención sanitaria.
Y es que, al igual que el respeto por la conciencia, el respeto por la aprobación
democrática de las leyes forma también parte de lo que supone tratar a los
ciudadanos como iguales. El respeto por la conciencia debe ser, pues, de doble
dirección. Los objetores de conciencia tienen para con la democracia la
responsabilidad general de respetar las leyes democráticamente aprobadas que son
legítimas, por el bien de la sociedad que las apoya. Del mismo modo, la sociedad
democrática tiene para con ellos la responsabilidad de acomodar sus compromisos
de conciencia en la medida en que esas acomodaciones no impliquen injusticias
para otros, o no creen discriminaciones, o no socaven el proceso democrático de
toma de decisiones.
Las conclusiones tras la reflexión acerca de la objeción de conciencia serían:1. Existen razones muy profundas para considerar inmoral la aplicación de la
norma al colectivo de inmigrantes no regulares actuales. De persistir la
norma como hasta ahora, la objeción de conciencia sería la única
alternativa individual de cada profesional.
2. La objeción de conciencia profesional debe hacer compatible la
continuidad de la asistencia de los pacientes a los que se les retira el
derecho con el no perjuicio del colectivo que lo conserva. Es decir, un
profesional objetor, además de declarar públicamente su condición y
comunicárselo tanto a sus superiores jerárquicos como a los órganos
colegiales pertinentes, debería garantizar un mínimo daño en términos de
tiempo y dedicación sustraída, a los ciudadanos que mantienen el derecho a
una atención completa.
La semFYC considera específicamente que los cambios sociales no pueden sernos
ajenos y “frente a ellos… los Médicos de Familia deben potenciar los valores que
legitiman su papel en la sociedad”. Entre esos valores, la semFYC señala (el énfasis
es nuestro):
1. Compromiso con las personas: El ciudadano es el protagonista de la
atención que presta el Médico de Familia; sus actuaciones, por encima de
cualquier otro interés, están encaminadas a la mejora y mantenimiento de
su salud.
2. Compromiso social: El Médico de Familia, en su función de puerta de
entrada al sistema sanitario, adquiere un compromiso social en el uso
eficiente de los recursos sanitarios y en evitar activamente la discriminación
en el acceso a los servicios de salud.
3. Compromiso ético: El Médico de Familia es exigente con la Administración
Sanitaria y con el resto de actores del sistema sanitario, reivindicando su
buen funcionamiento. Las limitaciones de dicho sistema no le impiden
mantener una actitud ética irreprochable en sus relaciones con los
pacientes, con la sociedad en general, con la empresa sanitaria para la que
trabaja y con la industria farmacéutica.
Por tanto, parece esencial que semFYC se posicione públicamente en relación a
cómo afecta una norma legítima del Gobierno a los valores que la distinguen como
institución, es decir, a su compromiso con las personas por encima de cualquier
otro interés, a su compromiso social evitando la discriminación y a su compromiso
ético por encima de las limitaciones del sistema.
La reflexión desde los principios pone en evidencia que esta norma va en contra del
compromiso que define la actuación de los Médicos de Familia miembros de la
semFYC y, por tanto, entra en conflicto con los valores éticos de esta Sociedad.
¿Cuál debería ser la posición de la semFYC?
Una organización debe emplear todas las presiones en los distintos
ámbitos (sociales, profesionales, políticos y legislativos) para conseguir
que se modifique la ley en base a consideraciones éticas y deontológicas
así como legales.
ÉTICA INSTITUCIONAL
Una organización debe informar y asesorar a los socios de las acciones
legales que se pueden emprender a título individual (como la objeción de
conciencia), facilitando y apoyando como Sociedad las opciones
personales, siempre que la norma atente contra los valores explícitamente
reconocidos por dicha institución y, por tanto, aceptados por los socios que
libremente decidieron asociarse, lo que en este caso claramente sucede.
El resumen de las reflexiones sobre la ética institucional sería:
1. Como institución civil y profesional, la semFYC debe intentar influir en el
Gobierno para que realice los cambios necesarios en dicha ley que permitan
la no vulneración de los principios éticos profesionales de confianza, no
abandono y lealtad, el respeto de criterios de justicia distributiva que deben
presidir las políticas públicas y, finalmente, la preservación de los valores
que la semFYC ha comprometido ante sus socios y ante la sociedad
española.
2. Si el Gobierno no realiza los cambios argumentados en este documento,
nuestra recomendación es que, como institución, la Sociedad declare
públicamente las razones para su oposición a la aplicación de dicha
norma en los artículos que atañen a esta reflexión, facilite y apoye la
objeción de conciencia de los socios que así lo decidan, y promueva
acciones encaminadas a reducir el impacto del cumplimiento de la
ley.
30 de junio de 2012

Posted in Ataques a la Sanidad Pública, diversidad cultural, enfermeria, Migraciones | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: