Enfermería Intercultural

Una apuesta por la Interculturalidad en el campo de la Salud

Archivos de la categoría ‘diversidad cultural’

COMUNICACIÓN INTERCULTURAL en I Jornada de Investigación (2ª parte).

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 27 octubre, 2011

Esta mañana se celebró la I Jornada de Investigación en Almería. Ha sido muy interesante el intercambio de experiencias entre los ponentes; distintos caminos como investigadores/as pero objetivos similares, el conocimiento y su aplicación a la práctica sanitaria para mejorar ya sea la calidad asistencial, la calidad de vida o las relaciones humanas en el mundo de la Salud. Muy gratificante y enriquecedor.

Reproduzco a continuación la segunda parte de mi intervención.

Actualmente el trabajo en desarrollo del 2010 al 2012 es el Proyecto (I+D+I) FIS; PS09/1449 “Visión de los pacientes musulmanes de la competencia en comunicación intercultural de los profesionales de enfermería que los cuidan”, en el que se está analizando desde los propios pacientes su experiencia en el entorno hospitalario y su relación y comunicación con los profesionales.
Al estar en desarrollo todavía no tenemos conclusiones, aunque si disponemos ya de numerosos datos que están siendo muy interesantes.
Se han organizado entorno a 4 grandes ejes: cultura/tradiciones, comunicación, relación con los profesionales y áreas de mejora.
- Cultura/tradiciones; en este eje del estudio no han sorprendido dos características que se podrían reflejar como variabilidad y religión a un 2º plano.
* Con variabilidad nos referimos exáctamente a eso, a la enorme variabilidad en las prácticas tradicionales-religioso-culturales de nuestros informantes; uso del velo, ciuidados por personas de sexo contrario, dieta, oración,…
* En cuanto a “religión en 2º plano”, evidenciamos que, gran parte de nuestros informantes, nos afirmaban que anteponían la necesidad de sanar, de dejarse cuidar a planteamientos religiosos.
Tanto una característica como otra chocan con estereotipos creados sobre los musulmanes como “que son todos iguales” o “se para ellos lo primero es la religión”, esa idea del fundamentalismo religioso que se les presupone.
- Comunicación; sobre los problemas de traducción
* No traducción; falta de información a los pacientes sobre su proceso, falta de autonomía del paciente en la toma de decisiones, el problema de los consentimientos informados no traducidos,…
* El uso de traductores informales; surgen situaciones sobre las que reflexionar como el respeto del secreto profesional, el rigor en la información que se transmite,…
- Relación con los profesionales; está determinada por la confianza, se podría decir que “ciega” que tienen tanto en la profesionalidad del personal como en el sistema sanitario.
Esto contrasta con una de las conclusiones del estudio que realizamos con los profesionales:
- Mientras que los resultados encontrados en cuanto a las percepciones de los y las profesionales reflejan las ideas preconcebidas que existen en su discurso, ideas en las que valoran negativamente a los pacientes musulmanes, aunque no se llegue a corresponder con la relación cotidiana con estos usuarios.
- Por otro lado, los pacientes parten de una opinión muy positiva del sistema sanitario público y de sus profesionales, no se reflejan las experiencias negativas que hayan podido tener con ellos, resaltando principalmente valores positivos, minimizando y justificando conductas poco profesionales e incluso culpabilizándose de los comportamientos inapropiados que pueden tener las enfermeras con ellos.
Propuestas de futuro avanzando en esta línea:
- Nuevos proyectos de investigación para profundizar en la comunicación intercultural y en la atención a la diversidad cultural en el campo de la Salud; acabamos de presentar a la convocatoria de la Consejería de Salud un proyecto titulado “ACERCAMIENTO AL ENTORNO CULTURAL DE SALUD DE LA COMUNIDAD GITANA ANDALUZA”, un estudio que pretende conocer aspectos de la cultura gitana relacionados con el mundo de la Salud con el fin de favorecer el conocimiento mutuo (paciente-profesional sanitario),pretendemos abordar sus tradiciones de salud, las relaciones con el sistema sanitario y sus profesionales o sus propias propuestas de mejora del sistema.
- Desarrollo de una línea de formación en diversidad cultural y comunicación intercultural para profesionales del SSPA.
- Elaboración de materiales de divulgación científica sobre mi línea de investigación como material didáctico, otro libro en el que estoy trabajando.
Seguir avanzando con el objetivo de mejorar la atención que ofrecemos a nuestros usuarios, independientemente de su origen nacional, cultural, social o económico.
MUCHAS GRACIAS

Publicado en comunicación intercultural, diversidad cultural, enfermeria, Investigación | Leave a Comment »

COMUNICACIÓN INTERCULTURAL en I Jornadas de Investigación de la provincia de Almería

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 24 octubre, 2011

En las Jornadas presentaré mi trabajo en la línea de investigación de Comunicación Intercultural y Atención a la Diversidad Cultural en el campo de la Salud, representando al Complejo Hospitalario Torrecárdenas junto al Dr. Juan Torres.
Las Jornadas Provinciales de Investigación se celebraran el 27 de octubre en el Salón de Actos de Cajamar de la Plaza Barcelona de Almería.
“Por primera vez, los Centros sanitarios de la provincia de Almería, se unen para organizar
las I Jornadas de Investigación dirigidas a todos los profesionales sanitarios y con las
que se pretende fomentar y difundir la investigación y estimular la colaboración entre
grupos e investigadores de todos nuestros centros. Queremos además mostrar y demostrar que
la investigación es posible y accesible, transmitiéndoles en estas jornadas nuestra ilusión
por conseguirlo.”

LA PONENCIA. 1ªPARTE
LA COMUNICACIÓN INTERCULTURAL EN EL CAMPO DE LA SALUD.
En primer lugar quiero agradecer a la organización de estas I Jornadas de Investigación en el campo de la Salud en Almería por invitarme a presentar mi trabajo.
No creo que sea necesario explicarles cómo ha sido el cambio en el perfil cultural de los usuarios de la sanidad pública en los últimos 20-15 años sobre todo. Un cambio que, como ustedes, he vivido en primera persona.
Hemos pasado ,de lo que podríamos denominar, una cierta “homogeneidad cultural” de la población a una multiculturalidad cada vez mayor.
Ésta nueva situación ha sido -y está siendo- vivida por muchos profesionales de la Salud como un problema y como el origen de conflictos, de malentendidos, en vez de un interesante reto personal y profesional.
Partiendo de esta realidad es desde donde comencé a plantear mi línea de investigación en Comunicación Intercultural en el campo de la Salud y Atención a la Diversidad Cultural.
El fruto de los 6 años que llevo desarrollando esta línea ha seguido los siguientes pasos:
Los proyectos:
Hasta ahora hemos tenido 2 proyectos financiados en los que nos hemos centrado en la relación y comunicación del personal de Enfermería con pacientes de tradición musulmana.
Las razones que nos han llevado a centrarnos en los pacientes de tradición musulmana son 2:
- Su número; en la provincia en la que investigamos, Almería, se estima que viven alrededor de 100.000 musulmanes, entre un 17 y un 20% de la población total.
- Por otro lado, por la percepción de distancia cultural que tiene la población autóctona de los musulmanes.
Financiado por la Consejería de Salud (PI424-2007) para los años 2008 y 2009 titulado “Competencia Comunicativa Intercultural de los profesionales de Enfermería ante pacientes inmigrantes musulmanes”, en el que profundizamos en la visión de los profesionales sobre la comunicación y relación con sus pacientes de tradición musulmana. Este fue el trabajo de mi tesis doctoral.
Algunas de las conclusiones más interesantes de este estudio son las siguientes:
- Que el paciente extranjero se valora por el personal de Enfermería como un paciente complicado; por la posible barrera idiomática, por el posible choque cultural o porque quizás se le perciba como un paciente que produce una mayor carga de trabajo, en el caso de los musulmanes además se unen los prejuicios y estereotipos arraigados en la sociedad española.
- La falta de formación en atención a la diversidad cultural en Enfermería, extensible también a otros profesonales de la salud. A menudo, hace que se detecten problemas por las diferencias culturales; conflictos por las costumbres, malentendidos, situaciones que hacen que no se llegue a un trabajo adecuado y a una relación cordial con el extranjero al que se atiende.
- Se incide en que paralelamente al respeto cultural hay que asegurar un trato no discriminatorio del paciente ni por los profesionales ni por otros usuarios del servicio público. Así mismo, se pretende conseguir que todo paciente, independientemente de su pertenencia cultural, respete unas normas básicas de convivencia (higiene, visitas,…).
- Se recomienda formar al personal de Enfermería del Sistema Nacional de Salud, servicio público y universal, para poder atender y cuidar adecuadamente a la universalidad de pacientes que se puedan tener; conociendo otras culturas, otras maneras de vivir el proceso salud-enfermedad, las teorías y modelos enfermeros que profundizan en los cuidados culturales, la competencia cultural en Enfermería, fomentando el contacto intercultural, mejorando y adaptando los cuidados enfermeros y de esta forma ganar en reconocimiento y respeto cultural, así como en calidad en los cuidados.
Para quien de Vds. esté interesado en conocer más profundamente este estudio, les diré que de él se han publicado 2 libros:
* “Cuidando a pacientes musulmanes; las fronteras de la Enfermería en la Comunicación Intercultural” del 2010 de la editorial Universidad de Almería. Que viene a resumir el estudio y hace una serie de recomendaciones de cómo mejorar la CI de los profesionales. Y…
* “Comunicación Intercultural de la Enfermería con Musulmanes” en el que se publica íntegro el trabajo de la tesis doctoral.

2ª Parte en los próximos días

Publicado en comunicación intercultural, diversidad cultural, enfermeria, Investigación | Leave a Comment »

NO ME PUEDO RESISTIR: La clave está en Sol.

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 16 septiembre, 2011

Lo he intentado, no quería poner este video en el Blog, tampoco sé por qué, pero no puedo evitarlo. Este video es simplemente precioso, la música inspiradora, nos anima al movimiento, a particiopar en la indignación colectiva, a campiar las cosas y a construir algo nuevo, una sociedad nueva.
Así que un pequeño gesto de egoismo, si lo cuelgo en el Blog ya siempre lo tendré localizado y lo podré oir cada vez que quiera.
Espero que os engancheis como yo a “La clave está en Sol”… y al Movimiento de la Indignación, al 15M.
DISFRUTADLO, ESTO ES UN RELAGO.
UN ABRAZO COLECTIVO.

Publicado en diversidad cultural, Globalización | Leave a Comment »

FORMACIÓN DE LOS PROFESIONALES DE ENFERMERÍA: CUIDAR EN LA SOCIEDAD MULTICULTURAL DEL SIGLO XXI.

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 30 julio, 2011

El papel de la cultura es fundamental en el proceso salud-enfermedad. En las sociedad en las que conviven personas que tienen diferentes referentes culturales, los profesionales de enfermería deberán estar capacitados para comunicarse eficazmente con estos pacientes y, además, deberán conocer y tener en cuenta sus condicionantes culturales respecto al proceso salud y enfermedad. Considerando imprescindible la adquisición por parte de los enfermeros y enfermeras de estos conocimientos culturales, se ha llevado a cabo una investigación con objeto de conocer los contenidos en competencia cultural y competencia comunicativa intercultural que ofrece la formación reglada de los futuros profesionales enfermeros. Los resultados de la misma informan de un déficit de estos conocimientos en los programas y en las informaciones que reciben estos futuros profesionales. Los autores del artículo haciéndose eco de la importancia de estos contenidos, hacen una propuesta para formar a los nuevos profesionales del cuidado en competencias que les permita actuar en sociedades culturalmente plurales.

Abstract
The role of culture is fundamental in the health- illness process. In the societies where are living together people of different cultural references, the professionals of nursing would be prepared for efficient communication with their patients; furthermore they should know, and take into account, their cultural references in relation to the health – illness process. As being essential the acquisition of this cultural knowledge by nurses, a research has been carried out in order to determine the contents of cultural and intercultural communicative competences provided by the academic curriculum to the future nurses. The results of this study show that there is a deficit of these competences in the academic programs and in the information that receive these students. The paper concludes with a proposal to train the nursing professionals on these competences.

Artículo publicado en la Revista Index de Enfermería. 2009; 18: 190-194.

Los últimos datos que se conocen sobre el número de extranjeros en España los aporta el Instituto Nacional de Estadística (2008): son ya 5,22 millones los extranjeros residentes en España, representando el 8,5% del total de la población española, que alcanza los 46,06 millones. Este permanente cambio en la composición cultural de la sociedad en los últimos años se ve reflejado en múltiples aspectos, especialmente en los servicios públicos. En la Sanidad se está observando un aumento en el porcentaje de pacientes extranjeros, un hecho que está suponiendo un importante reto para todo el sistema y para los profesionales de la salud, en especial para el personal de Enfermería, al encontrarse en la primera línea de contacto y asistencia a estos nuevos usuarios.
Este aumento de extranjeros en nuestro país está produciendo el asentamiento creciente de grupos culturales de todas las partes del mundo; con sus costumbres, sus tradiciones, sus valores, sus creencias y su visión del mundo, de la vida, de la muerte y del proceso salud-enfermedad, de cómo se enferma, cómo se sana, quién puede sanar, qué hacer y qué no hacer para sanar, etc. (Plaza del Pino et al, 2005)
Pensar que esta diversidad cultural es un problema no es una idea aislada, son muchos los que ven a los otros como portadores de enfermedades, pobreza, falta de educación y se les rechaza pensando que pueden manifestar comportamientos o conductas antisociales (Soriano, 2007). Los trabajadores de la Sanidad Pública no pueden elegir a quién atienden y, en su mayor parte, los inmigrantes tampoco eligen dónde quieren ser atendidos así que, tanto unos como otros, necesitan entenderse mutuamente.
Los recursos sanitarios son los mismos para toda la población (extranjera y autóctona), aunque existe algún dispositivo de emergencia específico para la población inmigrante para casos excepcionales, así mismo, para responder a las particularidades sociales, lingüísticas y culturales de los colectivos inmigrantes se está introduciendo dispositivos de apoyo que en este momento todavía resultan muy escasos y excepcionales.
Las necesidades sanitarias de la población inmigrante son diversas y varían en función del tiempo de residencia, las condiciones socio-laborales, el nivel cultural, el estatus jurídico, el manejo del idioma, etc. las necesidades sanitarias irán evolucionando conforme su tiempo de residencia se hace más largo y a medida que su situación socio-económica se acerque o iguale a la de la población autóctona.
Para muchos inmigrantes, en su primer periodo de estancia en nuestro país, hay un retroceso en las condiciones de vida comparándolas con las que tenían en el país de origen; alimentación, higiene, hacinamiento, etc. La escasez de recursos económicos y la ausencia total o parcial de la red de apoyo social van a ser dos elementos claves para su bienestar físico y mental. Junto a los factores culturales existen otros como la pobreza, la privación y la exclusión social que influyen en un estado de salud negativo, incrementándose este hecho entre las minorías étnicas y colectivos de inmigrantes cuando se añaden los efectos de la xenofobia y del prejuicio social.

Foto de Emilo González

El reto de cuidar en una sociedad multicultural a menudo fracasa porque falla la comunicación, por ignorancia, por actitudes negativas o incluso por rechazo hacia la diferencia cultural (Vilá, 2004), porque somos incapaces de comunicarnos con el diferente, de comunicarnos con el paciente diferente, incapacidad que se traduce en el fracaso del más importante acto de comunicación que realiza el profesional de Enfermería: el cuidado. En la sociedad multicultural el éxito en la comunicación intercultural de los profesionales de Enfermería con sus pacientes es clave. Iglesias (1999) define comunicación intercultural como el proceso simbólico, interpretativo, transaccional y contextual en que un cierto nivel de diferencia entre las personas es suficientemente importante para crear interpretaciones y expectativas diferentes acerca de lo que se considera conductas competentes que se deben utilizar para crear significados compartidos.
Por otro lado, no hay que olvidar que la cultura juega un papel fundamental en el proceso salud-enfermedad, cada cultura delimita o construye un conjunto peculiar de respuestas al proceso salud-enfermedad que otorgan la condición de enfermo, incorporando a su vez en las personas, interpretaciones y actitudes que inducen a vivir la enfermedad de una determinada manera (Spector, 2001), en torno a esta misma idea, Marie-Françoise Collière (1993) afirma que existe un relativismo cultural inherente en todas las concepciones de salud y de enfermedad. Los profesionales de Enfermería han de tener en cuenta que en el desarrollo de su trabajo confluyen, al menos, tres culturas (Fuller, 2003); la cultura del paciente, su propia cultura y la cultura de la organización donde trabaja, en este contexto cultural múltiple el profesional tiene que ser capaz de establecer un diálogo entre ellas y buscar puntos de encuentro, en muchas ocasiones la enfermera representa el único enlace para conseguir conectar las necesidades del paciente y las necesidades de la organización y, de esta manera, poder salvar lo que Macpherson (1999) (citado por Fuller, 2003: 193) define como racismo institucional; la falta colectiva de una organización de proporcionar servicio apropiado y profesional a determinados individuos debido a su color, cultura u origen étnico. Para poder realizar esta función mediadora, por un lado, y proveedora de un servicio apropiado y profesional, por otro, la enfermera ha de formarse en lo que los anglosajones denominan cultural sensivity o cultural competency, en castellano se han traducido ambos como Competencia Cultural.
En este contexto, los profesionales sanitarios para afrontar con garantías el cuidado en la sociedad multicultural no sólo deberán ser capaces de comunicarse eficazmente con el paciente con otros usos culturales, sino que además deberá conocer y tener en cuenta sus condicionantes culturales respecto al proceso salud-enfermedad.

La formación de los profesionales. La situación académica actual.

La formación en Competencia Cultural forma parte de los estudios de grado y postgrado de Enfermería en países como Estado Unidos, Canadá, Reino Unido o Australia, entre otros. En estos países existen algunos hospitales en los que incluso se llegan a desarrollar entrenamientos específicos en competencia cultural para profesionales y sólo se seleccionan aquellos que poseen formación específica en este campo, como es el caso de la ciudad de Nueva York (Brooks, 2001).
En la actualidad, la situación en España es bien distinta. Para conocer las competencias que se esperan de una enfermera para su desarrollo profesional óptimo en la sociedad multicultural hemos indagado en El Libro Blanco del Título de Grado de Enfermería (ANECA, 2005), informe llevado a cabo por una red de universidades españolas con el objetivo explícito de realizar estudios y supuestos prácticos útiles en el diseño del nuevo Título de Grado de Enfermería adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior. En el Informe se analizan tanto las competencias transversales o genéricas (que hacen referencia a la formación de cualquier universitario en sentido genérico y que, por tanto, deben ser adquiridas por los universitarios independientemente de los estudios que cursen) como las competencias específicas de Enfermería. Para elaborar este informe se sometió a estudio la valoración de la importancia de cada una de las competencias para el desarrollo del campo de trabajo de Enfermería, valorando de 1 a 4 según se considere la competencia que tiene nada (1), poco (2), bastante (3) o mucha importancia (4) para una enfermera. Se recogieron 2105 encuestas, en las que atendiendo a la principal labor profesional desarrollada, el 48% corresponden a profesionales asistenciales de enfermería, el 16.2% a empleadores y el 32.6% a profesores (el 3.1% son datos perdidos en cuanto a esta información). Exponemos a continuación aquellas competencias que hacen alusión al trabajo en una sociedad multicultural.
Entre las competencias transversales o genéricas aparecen las siguientes:
- CG22. Apreciación de la diversidad y la multiculturalidad. Valorada como muy importante por un 40% de la muestra.
- CG23. Habilidad para trabajar en un contexto internacional. Valorada como muy importante sólo por un 13% de la muestra.
- CG24. Conocimiento de culturas y costumbres de otras culturas. Valorada como muy importante sólo por un 15% de la muestra.
A destacar también que tan sólo el 11% de los encuestados consideran el conocimiento de una segunda lengua de mucha importancia para el desarrollo de su labor profesional, el 49.5% lo consideran como bastante importante. Lo mismo ocurre con la habilidad para trabajar en un contexto internacional (50.3%) y con el conocimiento y costumbres de otras culturas (51.4%). En cuanto a las diferencias en la consideración de importancia por grupos: La CG22 (Apreciación de la diversidad y la multiculturalidad) los docentes la consideran de mucha importancia superando en un 19% a los asistenciales y a los directivos, la CG23 (Habilidad para trabajar en contexto internacional) y la CG24 (Conocimiento de otras culturas y sus costumbres) también los docentes la valoran algo más.
Respecto a las competencias específicas de Enfermería sólo hemos encontrado una perteneciente al Grupo 1 de competencias asociadas con valores profesionales y el papel de la enfermera que puede tener relación con el trabajo en espacios multiculturales:
- CE02. Capacidad para trabajar de una manera holística, tolerante, sin enjuiciamientos, cuidadosa y sensible, asegurando que los derechos, creencias y deseos de los diferentes individuos o grupos no se vean comprometidos. Valorada como muy importante por un 71% de la muestra.
Esta competencia se encuentra la séptima de un total de 40 en cuanto a consideración de importancia. Por grupos, los docentes la consideran de mucha importancia superando en un 11% a los asistenciales y en un 13% a los directivos. Pese a no ser una competencia referida específicamente al trabajo con pacientes con usos culturales distintos al cuidador es la que más se acerca a lo que se podría denominar competencia cultural. Por el contrario, en el Grupo V de competencias interpersonales y de comunicación no hay alusiones a competencias de relaciones interpersonales y comunicación en un entorno multicultural.
Con estos datos se puede afirmar que en este momento existe un escaso interés desde la Enfermería en sus ámbitos académico, profesional y gestor en la formación de profesionales capacitados para desarrollar su trabajo en entornos multiculturales (hay que reconocer que entre los docentes este interés es levemente superior).
A partir de la última década han comenzado a aparecer cursos especializados en los cuidados culturales y comienzan a proponerse otras iniciativas por parte del colectivo enfermero como es el caso de la revista “Cultura de los Cuidados”, la Asociación de Historia y Antropología de los cuidados, fundaciones de apoyo como la Fundación Index de Enfermería, así como Programas de Doctorado específicos como el de Enfermería y Cultura de los Cuidados desarrollado por el Departamento de Enfermería de la Universidad de Alicante. Recientemente algunos departamentos de Enfermería de universidades españolas están introduciendo como asignatura optativa o de libre configuración contenidos que relacionan Enfermería y cultura, predominando el enfoque antropológico y culturalista e incidiendo escasamente en capacitar a los nuevos profesionales de herramientas para afrontar la comunicación intercultural.
Estudios en España sobre el cuidado en la sociedad multicultural.
Cada vez son más los investigadores que ven en la sociedad multicultural que se está construyendo una oportunidad y un reto; oportunidad para el conocimiento de creencias y valores en salud de otras culturas, conocer los condicionantes del paciente contextualizándolo en su propia cultura, comprenderlos desde su perspectiva, de entender qué es la salud y la enfermedad para estos individuos de cara a optimizar la relación persona a persona con ellos (Tarres, 2001) y un reto en el desarrollo de una atención sanitaria que respete estas singularidades ya que estamos obligados a plantearnos en un futuro inmediato nuevas estrategias de atención y organización de los servicios sanitarios (Balbo, 2004).
Se están realizando numerosas investigaciones en las que se combinan las Ciencias Sanitarias y la Antropología como medio para llegar a comprender en el ámbito sanitario a las personas y grupos con pautas culturales diferentes, ya que no es posible respetar sin conocer, debe profundizarse en el conocimiento de la comunidad plural en la que vivimos (Siles y cols, 1999). Estos estudios resaltan que el cuidado transcultural es para la Enfermería un nuevo reto profesional que implica asumir un modelo de práctica profesional centrada en la aplicación de cuidados integrales y holísticos, desmarcada del modelo biomédico (Moreno, 2003; Plaza-del Pino et al, 2005). Pero al igual que en la universidad, son prácticamente inexistentes los estudios centrados en la capacitación comunicativa intercultural de los profesionales.
Algunas de las “subdisciplinas” que la profesión enfermera ha comenzado a emplear desde hace unos años que hacen referencia a los cuidados culturales son: la “Enfermería Transcultural”, los “Cuidados Globales de Enfermería” y la “Enfermería Antropológica” cuyos objetivos principales se centran en asegurarse de que las necesidades en cuidados culturales de la sociedad global sean tratadas por profesionales de los cuidados “culturalmente competentes” o que ejerzan la “competencia cultural aplicada a los cuidados”. Las tres enfatizan en el estudio comparativo y sistemático intercultural para identificar las diferencias culturales que dan lugar a distintas formas de practicar y sentir los cuidados (Lillo et al, 2004).
En el mundo anglosajón, donde si existe un gran interés desde hace décadas en este campo y una implicación de todos los sectores de la Enfermería, existen certificaciones profesionales, formación universitaria, sociedades científicas, centros e institutos de investigación gubernamentales y universitarios, premios estatales y programas hospitalarios específicos que abordan los cuidados a personas de culturas distintas a las del profesional sanitario, aunque no hemos encontrado ningún caso de programas formativos que capaciten a los profesionales para tener éxito en la comunicación con personas de otras culturas.
En la realidad multicultural donde la Enfermería desarrolla su labor, los cuidados tienen que evolucionar hacia un abordaje holístico, donde el entendimiento de los valores y percepciones del paciente sobre su salud sea algo imprescindible, la diversidad de cuidados que brinde el profesional no será de calidad a menos que las experiencias vitales de sus pacientes, así como sus propias interacciones con el ambiente que les rodea, estén cubiertas, sean entendidas, analizadas y articuladas como afirman Ibarra y Siles (2006). La labor de los profesionales sanitarios debe ser sensible a la diversidad cultural de las poblaciones a las que presta sus servicios, y aplicar sus conocimientos científicos adaptados a esa pluralidad (Lane, 2003). Esta sensibilidad cultural positiva necesaria en los profesionales de Enfermería se puede aprender, por lo que abordar una formación específica en este campo es de gran importancia para poder atender y cuidar adecuadamente a la universalidad de pacientes que se puedan tener; conociendo otras culturas, otras maneras de vivir el proceso salud-enfermedad, las teorías y modelos enfermeros que profundizan en los cuidados culturales, la competencia cultural en Enfermería, fomentando el contacto intercultural, mejorando y adaptando los cuidados enfermeros y de esta forma ganar en convivencia, respeto cultural y calidad en los cuidados (Plaza-del Pino y Soriano, 2008).
Pero además creemos que hay que ir más allá: hay que formar a las enfermeras y enfermeros tanto en los estudios de grado y postgrado como en la formación continuada en los centros de trabajo para conseguir que sean competentes no sólo culturalmente (bajo ese prisma antropologicista) sino además competentes para tener éxito en la comunicación intercultural.
Entendemos al igual que Ibarra y Siles (2006) el cuidado como un acto comunicativo por lo que consideramos que es de gran importancia en esta sociedad multicultural el desarrollo de la Competencia Comunicativa Intercultural en el personal de Enfermería, este concepto desarrollado principalmente en el ámbito educativo que se define como el conjunto de habilidades cognitivas y afectivas para manifestar comportamientos apropiados y efectivos en un contexto social y cultural determinado, que favorezcan un grado de comunicación suficientemente eficaz, pretendiendo llegar a ser capaces de comprender y comunicarse con los otros (Vilà, 2004), ha de tenerse en cuenta en la formación de los profesionales de Enfermería.
En este contexto, los profesionales sanitarios para afrontar con garantías el cuidado en la sociedad multicultural no sólo deberán ser capaces de comunicarse eficazmente con el paciente con otros usos culturales, sino que además deberá conocer y tener en cuenta sus condicionantes culturales respecto al proceso salud-enfermedad.
- Componente cognitivo.
El conocimiento, comprensión y conciencia de todos aquellos elementos culturales y comunicativos, tanto propios como de los otros, que promuevan una comunicación efectiva Para que este conocimiento cultural sea competente debe incluir las variaciones en lengua, los símbolos y los estilos de la comunicación (Gilbert, 2006).
La Enfermería tendrá además que valorar las influencias y la identificación del paciente con su grupo cultural a través del análisis de lo que Purnell (2002) denomina características primarias y secundarias, analizando las similitudes y diferencias culturales en el campo de la salud y la comunicación, aprendiendo con el otro más que sobre el otro, siendo fundamental el conocimiento de los propios valores y prejuicios que cada uno tiene hacia otras culturas y una exploración profunda de la propia, lo que Campinha-Bacote (1999) llama conciencia cultural, ya que para superar los prejuicios y huir de los estereotipos se tiene que partir del conocimiento entre iguales; no se puede respetar lo que no se entiende o se desconoce.
- Componente afectivo.
Las habilidades de emitir respuestas emocionales positivas y controlar aquellas emociones que pueden perjudicar el proceso comunicativo intercultural (Vilá, 2006), como conseguir controlar la ansiedad ante el encuentro intercultural, desarrollar la capacidad de empatía, etc. son importantes, aunque lo que considero más relevante para la Enfermería dentro del componente afectivo es el deseo cultural: Tener motivación hacia el encuentro intercultural, a conocer y aprender de otras realidades culturales.
- Componente comportamental.
Dentro del conjunto de conductas, habilidades verbales y no verbales que se traducirán en una comunicación apropiada y efectiva, somos de la opinión que la relación enfermera-paciente se tiene que establecer desde una posición de igualdad, como aconseja Rodrigo (1999), evitando paternalismos o victimismos.
Para la Enfermería es fundamental la flexibilidad comportamental de la que habla Vilá (2006), para adaptar las actuaciones, expresiones y cuidados al contexto cultural en el que se den.
Nuestra propuesta formativa
A modo de conclusión final, y siguiendo el concepto de Competencia Comunicativa Intercultural aplicado a los profesionales de Enfermería, presentamos de forma esquemática aquellos aspectos más relevantes que consideramos que deberían incluirse en la formación de los profesionales de Enfermería para capacitarlos y hacerlos competentes para el cuidado en una sociedad multicultural.
- Conocimientos.
* Acercamiento a las teorías y modelos interculturales desarrollados en el campo de la Enfermería: el modelo de Madeleine Leininger de Enfermería Transcultural, Rachel Spector y su Teoría de las tradiciones culturales en Salud, el Modelo de Competencia Cultural en Enfermería de Larry Purnell, etc. para llegar a ser capaces de valorar las influencias y la identificación del paciente con su grupo cultural.
* Acercamiento a los usos, tradiciones y costumbres de los grupos culturales más numerosos como manera de superación de los prejuicios y estereotipos sociales partiendo del conocimiento entre iguales.
* Conocimiento de técnicas de comunicación tanto de lenguaje verbal como no verbal.
- Actitudes.
* Formación en el desarrollo de respuestas emocionales positivas ante el encuentro intercultural como conseguir controlar la ansiedad, desarrollar la capacidad de empatía, la motivación, etc.
- Habilidades.
* Conseguir adaptar las actuaciones, expresiones y cuidados al contexto cultural en el que se dan, dominando tanto la comunicación verbal como no verbal y partiendo del respeto cultural.
* Para el establecimiento de la interacción personal enfermera-paciente, independientemente del origen cultural del paciente, los profesionales de Enfermería necesitan, además, dominar técnicas de comunicación, habilidades sociales, competencias interpersonales, competencias lingüísticas, etc.

Hoy en día acercarse a otras culturas, a otras cosmovisiones, a otras formas de pensar, de sentir y de actuar no es algo opcional, sino vital e imprescindible para una convivencia enriquecedora y pacífica (Soriano, 2007). Se requiere de nosotros la atención a nuevas demandas en contextos más complejos donde se hace necesario conocer otras formas de entender el proceso salud/enfermedad, así como entender las repercusiones del proceso migratorio en la salud de los inmigrantes (Moreno, González, 2005).
El cuidado es, sobre todo, un acto comunicativo, el encuentro con el “otro”, el corazón del trabajo de la Enfermería, y es a través del cuidado como se busca desarrollar relaciones significativas y respetuosas con los pacientes. En el caso de pacientes extranjeros, los profesionales deberán esforzarse en completar su formación con el conocimiento cultural e incluir ese conocimiento en su rol enfermero, necesitará desarrollar una mentalidad más global donde sea capaz de ver el mundo a través de los ojos de otros, ser capaces de conocer con el otro más que sobre el otro. Se hace fundamental para asegurar el éxito del cuidado en la sociedad multicultural formar a los profesionales de Enfermería en competencia para la comunicación intercultural.

BIBLIOGRAFÍA
- ANECA. (2005). Libro Blanco. Título de Grado de Enfermería. Madrid. Disponible en http://www.aneca.es/
- Balbo, E. (2004). Salud Mental e inmigración magrebí. Rev. Salud Global 4: 1-7.
- Brooks AM. (2001). Cultural Diversity: Getting to a Beijing Point. Journal of Professional Nursing; 17(1): 4.
- Campinha-Bacote J (1990). The process of cultural competence: A culturally competent model of care. Wyoming, OH: Transcultural C.A.R.E. Associates.
- Collière MF. (1993). Utilización de la Antropología para abordar las situaciones de cuidados. Rol de Enfermería; 179: 71-80.
- Fuller J. (2003). Intercultural Health Care as Reflective Negotiated Practice. Western Journal of Nursing Research; 25(7): 781-797.
- Gilbert J. (2006). Reflecting on Intercultural Dialogue in Nursing. Texto Contexto Enferm, Florianópolis; 15(1): 131-136.
- Ibarra TX, Siles J. (2006). Competencia Cultural. Una forma humanizada de ofrecer Cuidados de Enfermería. Index de Enfermería (edición digital); 55. Disponible en http://www.index-f.com/index-enfermeria/55/6274.php
- Iglesias, I. (1999). Comunicación intercultural y enseñanza de lenguas extranjeras: hacia la superación del etnocentrismo”, Boletín de ASELE; 21.
- INE (2008). Avance del Padrón Municipal a 1 de enero de 2008. Disponible En: http://www.ine.es/
- Lane, A. (2003). Enfermería y diversidad cultural una mirada desde las américas. Index de Enfermería; 43: 40-44.
- Leishman, J. (2004). Perspectivas of cultural competente in health care. Nursing Standard; 19 (11); 33-39.
- Lillo M, Galao R, Casabona I y Mora MD. (2004). Competencia cultural y cuidados. Análisis conceptual y revisión bibliográfica. Evidentia, sept-dic; 1(3). En: http://www.index-f.com/evidentia/n3/76articulo.php
- Lillo M y Casabona I. (2006). Fenómenos migratorios, competencia cultural y cuidados de salud. Cultura de los Cuidados; 20: 87-91.
- Moreno M. (2003). Inmigración hoy. El reto de los cuidados transculturales. Index Enfermería; 42. Disponible en http://www.index-f.com/index-enfermeria/42revista/42_articulo_29-33.php
- Moreno M, González P. (2005). Inmigración y formación transcultural. Educare21; 20. Disponible en http://www.enfermeria21.com/educare/
-Plaza del Pino FJ, Plaza del Pino MD, Martínez ML. (2005). Inmigración en el poniente almeriense: pobreza, desarraigo, salud mental e implicación en el cuidado. Presencia jul-dic; 1(2). Disponible en http://www.index-f.com/presencia/n2/25articulo.php
- Plaza del Pino FJ y Soriano E. (2008). Las fronteras de la relación enfermera-paciente marroquí. Conferencia Iberoamericana de investigación cualitativa. Barcelona.
- Purnell L. (2002). The Purnell Model for Cultural Competence. Journal of Transcultural Nursing; 13; 193-197.
- Soriano E. (2007) Convivir entre culturas. Un compromiso educativo. En Soriano E. (coord.). Educación para la convivencia intercultural. Madrid: La Muralla.
- Spector, RE. (2001). Valoración de la Herencia Cultural. Cultura de los Cuidados Digital; 9. Disponible en http://www.index-f.com/cultura/9/9_articulo_74-81.php.
- Tarres S. (2001). El cuidado del otro. Diversidad cultural y enfermería transcultural. Gaceta de Antropología; 17: 17-15.
- Vilá, R. (2004). La sensibilidad intercultural, una competencia básica en la educación para una ciudadanía intercultural: un estudio diagnóstico en el primer ciclo de la ESO. En C. P. Serra, J. M. (Ed.), Immigració a Espanya: Ciutadania i participació. Girona: Universitat de Girona.

Publicado en comunicación intercultural, diversidad cultural, enfermeria, intercultural | 1 Comment »

ANTE LA DIVERSIDAD CULTURAL CONSTRUYAMOS UNA ENFERMERÍA INTERCULTURAL

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 16 junio, 2011

Editorial de la Revista “Enfermería Comunitaria” de F. Plaza
No creo que sea necesario a estas alturas del Siglo XXI pararse a describir la diversidad cultural imperante en nuestra sociedad, no solo por el origen plurinacional de sus ciudadanos sino además por la presencia estable en su composición de grupos culturales diferenciados como es el caso del colectivo gitano.
No hace mucho pedía a mis alumnos del Master de Ciencias de la Enfermería de la Universidad de Almería que reflexionaran sobre cómo creían ellos que era la atención a la diversidad cultural en sus centros de trabajo, que enumeraran las herramientas con las que podían contar y qué creían que podrían necesitar para mejorar esa atención. Todos citaron las mismas herramientas; la teletraducción, los pictogramas, los folletos informativos o carteles en varios idiomas, la figura del mediador cultural que existía en algunos centros (en demasiados pocos) o la posibilidad de tener acceso a voluntarios de ONGs que tradujeran en el caso de ser necesario. En cuanto a lo que creían que demandaban para mejorar la atención a la diversidad cultural, sus peticiones se limitaban a la necesidad de contar con traductores-mediadores a tiempo completo en los centros sanitarios y, en algunos casos, la necesidad de formación específica para la Enfermería aunque no sabían precisar bien sus contenidos.
Lo que me resultó más llamativo es que mayoritariamente solo hacían referencia a dispositivos o recursos externos que les ayudaran a vencer la barrera idiomática; interpretaban “la atención a la diversidad cultural” como equivalente a “expresarnos en el mismo idioma”. Ni un solo alumno fue más allá y planteó qué podíamos hacer nosotros como profesionales de la salud para mejorar la atención a la diversidad cultural en su verdadero sentido; el de la atención y respeto cultural, qué podemos hacer para conseguir una eficaz comunicación intercultural con estos pacientes. Ninguno planteó qué nuevas competencias tenemos que adquirir para mejorar la calidad de nuestros cuidados. Esta experiencia, lejos de ser valorada como el resultado de un estudio serio, es una anécdota que nos puede servir para ilustrar el camino que todavía tenemos que andar las enfermeras de nuestro entorno en la construcción de la Enfermería Intercultural.
En mi opinión, la principal de estas nuevas capacidades que nos demanda este cambiante contexto, el multicultural, es la de desarrollar la competencia comunicativa intercultural (Vilà, 2006), esto es; adquirir las habilidades cognitivas y afectivas necesarias para ser capaces de manifestar comportamientos apropiados para lograr una relación y una comunicación suficientemente eficaz con los pacientes, familias y comunidades con usos culturales diferenciados a los que cuidamos.
Las habilidades cognitivas se orientan hacia el conocimiento, comprensión y conciencia de todos aquellos elementos culturales y comunicativos, tanto propios como de los otros, que promuevan una comunicación efectiva, aprendiendo con el otro más que sobre el otro, siendo fundamental el conocimiento de los propios valores y prejuicios hacia otras culturas y una exploración profunda de la propia, lo que Campinha Bacote (1999) llama conciencia cultural, ya que para superar los prejuicios y huir de los estereotipos se tiene que partir del conocimiento entre iguales; no se puede respetar lo que no se entiende o se desconoce, teniendo siempre en cuenta no caer en etiquetar al otro, en una visión antropologicista donde se destaquen más las diferencias culturales que nos distancias que las similitudes humanas que nos acercan.
Las habilidades afectivas para la comunicación intercultural son las habilidades de emitir respuestas emocionales positivas y controlar aquellas emociones que pueden perjudicar el proceso comunicativo, conseguir controlar la ansiedad ante el encuentro intercultural, desarrollar la capacidad de empatía, etc. son importantes, aunque lo que considero más relevante para la Enfermería en lo afectivo es el deseo cultural, esto es, tener motivación hacia el encuentro intercultural, a conocer y aprender de otras realidades culturales.
Dentro del conjunto de habilidades verbales y no verbales que consigan una comunicación apropiada y efectiva soy de la opinión que la relación enfermera-paciente se tiene que establecer desde una posición de igualdad, sin caer en paternalismos o victimismos. Por otro lado, las enfermeras tenemos que ser flexibles en nuestros comportamientos y ser capaces de adaptar las actuaciones, expresiones y cuidados al contexto cultural en el que se den, esto no quiere decir que tengamos que conocer fórmulas de comportamiento tipo aplicables a cada grupo cultural, la realidad no es así y las culturas tipo solo existen en los libros de antropología y no en los hospitales ni en los centros de salud. Nosotros cuidamos a personas y a familias y una visión demasiado culturalista de nuestro paciente nos limitará en la relación terapéutico-personal al perdernos en tópicos y estereotipos y nos llevará al fracaso (Plaza del Pino, 2010).
Para conseguir acercarse al otro y comenzar el camino del éxito en la relación enfermera-paciente en este contexto de diversidad cultural hay que partir de que nuestro paciente, sea cual sea su origen, religión, clase social, nivel educacional o pertenencia cultural tiene derecho a ser él mismo. Tenemos que comenzar por reconocer que nuestro paciente es diferente a nosotros y que desde el respeto a esa diferencia tenemos que empezar a lanzar los puentes que consigan el acercamiento que necesitamos para poder cuidarlo.
El paciente distinto necesita acudir al dispositivo sanitario y lo hace, se acerca como persona con todo lo que ello implica, nadie puede obligar a nadie, es imposible, que al cruzar las puertas de un edificio (ya sea un centro de salud o un hospital) se despoje de todo aquello que conforma su persona; olvidándose de su mente, su espíritu, su herencia cultural, sus creencias y valores, las vivencias y la interacción con su entorno familiar y social, con aquello que le hace un ser único, hacer que olvide quien es y hacer que pase solo un cuerpo. ¿Realmente creemos que así podremos ayudarlo?
¿Será posible que seamos capaces de llegar a ver al otro como un paciente más? Porque esa es la clave; todos los pacientes han de ser para nosotros “un paciente más” si alcanzamos eso habremos conseguido lo más importante; ver a la persona antes que al extranjero, al musulmán o al gitano, porque todos ellos son “un paciente más”, para nosotros tienen que serlo y, con esa sencillez y profesionalidad con la que nos acercamos a cualquier otro paciente, acercarnos a él y cuidarlo. Y como siempre, valoraremos de manera integral y holística a “ese paciente más”; la causa por la que acude al dispositivo sanitario, las necesidades que necesita cubrir, si existe alguna necesidad específica, si existen dificultades en la comunicación, etc. Y siempre, desde la profesionalidad de que es nuestro paciente, “un paciente más” al que hay que cuidar. Personalizaremos nuestros cuidados y los adaptaremos a sus características personales, como siempre hacemos, abordando todos aquellos aspectos que sean necesarios para poder cuidarlo mejor.
Para poder cuidar en una sociedad diversa culturalmente tenemos que estar preparados, tenemos que estar alerta, porque nosotros también, como miembros de una sociedad en la que existen prejuicios y estereotipos hacia el extranjero, el musulmán, el gitano, el diferente,… tenemos (o podemos tener) ideas negativas preconcebidas hacia el otro. Pero en el centro de salud, en el hospital, cuando estamos con nuestros pacientes somos enfermeras, somos profesionales de la salud y, ante todo, somos conscientes que todos nuestros pacientes tienen que ser iguales para nosotros y que a todos los cuidaremos lo mejor que nos sea posible. Como declara el Artículo 4 del Código Deontológico de la Enfermería Española:
“La Enfermera reconoce que la libertad y la igualdad en dignidad y derecho son valores compartidos por todos los seres humanos que se hallan garantizados por la Constitución Española y Declaración Universal de Derechos Humanos. Por ello, la enfermera/o está obligada/o a tratar con el mismo respeto a todos, sin distinción de raza, sexo, edad, religión, nacionalidad, opinión política, condición social o estado de salud”.
Con esta filosofía es con la que trabajamos. Sabiendo que la persona como ser holístico bio-psico-social-cultural en interacción con su entorno necesita cuidados en todos esos aspectos y que con nuestro paciente diferente tendremos que hacer un esfuerzo en anteponer nuestra profesionalidad a otros condicionamientos sociales que podamos tener interiorizados que nos limitan en el desarrollo de nuestro trabajo. El extranjero, el musulmán, el gitano, el diferente… las personas a las que cuidamos tienen que ser percibidas desde la similitud de dos individuos; el cuidador y el cuidado. Con pacientes de otras culturas, además de tener en cuenta sus tradiciones de salud, creencias, valores, sus formas de comunicarse,… debemos dar un paso más y, compartiendo la visión de Collière (1996) de que “la cultura no es un monolito rígido que determina las relaciones humanas sino un mosaico compuesto por individuos portadores de esa cultura”, creo que en el cuidado tenemos que ser capaces de aspirar a encontrarnos con el otro; con nuestro paciente, con ese “paciente más” de esta sociedad diversa.
Con esta sensibilidad y con lo que nos queda por aprender seremos capaces de construir la Enfermería Intercultural que ya nos está demandando la sociedad.
BIBLIOGRAFÍA
- Bacote-Campinha J (1999). A model and instrumental for addressing cultural competence in health care. Journal of Nursing Education; 38 (5): 203-210.
- Collière MF. (1996). Soigner, le premier art de la vie. Paris; InterEditions.
- Consejo General de Enfermería de España (1988). Código Deontológico de la Enfermería Española. Disponible en: http://www.cge.enfermundi.com/
- Plaza del Pino, FJ (2010). Cuidando a pacientes musulmanes. Las fronteras de la Enfermería en la comunicación intercultural. Almería; Editorial Universidad de Almería.
- Vilà R. (2006). La dimensión afectiva de la competencia comunicativa intercultural en la educación secundaria obligatoria: Escala de sensibilidad intercultural. Revista de Investigación Educativa; 25 (2).

Publicado en comunicación intercultural, diversidad cultural, enfermeria, intercultural | 4 Comments »

Las esclavas ocultas por los plásticos de los invernaderos. (Artículo de Periodismo humano)

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 14 abril, 2011

Quiero incluir en este Blog dedidado a la Enfermería Intercultural este artículo publicado en el Blog periodismohumano en el que se hacen eco de in informe de la Organización Women´s Link Worldwide sobre la situación de la mujer migrante en Almería. PINCHA AQUÍ PARA VERLO Porque estudios como éste nos pueden ayudar a ponernos en el lugar de las mujeres inmigrantes que tenemos que cuidar y, de esta manera, ser capaces de atenderlas mejor.
Lejos de intentar ocultar estos trabajos de investigación hechos por organizaciones serias que evidencian “el lado oscuro de la agricultura almeriense”, la situación de extrema precariedad que sufren miles de nuestros conciudadanos venidos de otros países, prefiero darle difusión para de esta manera intentar mover las conciencias de muchos que prefieren mirar para otro lado y decir que aquí no pasa nada y de quienes acusan a los que difunden estas noticias, estos estudios de antialmerienses. Como si el hecho de ser almeriense implicara la obligación de ser complice de las situaciones inhumanas que viven muchas de las personas que han llegado a nuestra tierra en busca de un futuro que se les niega en sus paises de origen.
Los movimientos migratorios a nivel planetario han llegado a tener tal envergadura en los últimos años que de los 6.500 millones de personas que formamos la población mundial, en la actualidad hay más personas viviendo fuera de su país de origen que en ningún otro momento de la historia: 1 de cada 35 personas es un migrante internacional, es decir, el 3% de la población mundial, lo que suponen unos 200 millones de personas. La provincia de Almería ha sido protagonista de estas migraciones a lo largo de su historia; primero como emigrantes que trabajamos en Suiza, Francia o Alemania en los años 50, 60 y 70 y en los últimos 30 años como provincia receptora de inmigrantes por el boom de la agricultura y por nuestra posición geográfica como Puerta del Sur de Europa.
Saramago dijo “Aquel que fue explotado y pierde la memoria de haberlo sido acabará explotando a otro”.
YA ES HORA DE QUE EMPECEMOS A RECORDAR.

Publicado en diversidad cultural, enfermeria | Leave a Comment »

El Origen de la Migraciones. Según Arcadi Oliveres

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 19 marzo, 2011

MUY INTERESANTE PARA AYUDAR A REFLEXIONAR SOBRE LAS RELACIONES NORTE SUR.
Este video muestra una conferencia del economista Arcadi Oliveres en el que presenta los orígenes de las migraciones actuales relacionandolas con las “amistades” de los dictadoras africanos, americanos con las grandes corporaciones de los paises ricos, os recomiendo que veais la segunda parte de esta conferencia sobre la necesidad de los migrantes para las economias occidentales.

Publicado en diversidad cultural, intercultural | Leave a Comment »

EL CASTILLO DE LOS NEGROS

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 13 marzo, 2011

En un pequeño pueblo alejado de la capital, habíamos quedado con un hombre de Gambia, de una pequeña república del África Occidental desde donde salían los barcos llenos de esclavos hacia América, se calcula que más de 3 millones de africanos salieron desde el puerto de Gambia hasta que en 1807 se abolió el comercio de esclavos en el Imperio Británico.
No sabíamos exactamente donde era la dirección, solo sabíamos que vivía en un castillo; un castillo en el que vivía un negro. ¿Será un adinerado excéntrico que ha venido a Andalucía a construirse una mansión? No dudamos en preguntar a unas mujeres del pueblo que caminaban por la carretera dónde estaba el castillo; un castillo… ¿te refieres al Castillo de los Negros? ¡Bingo! Sabían dónde está, aunque nos sorprendió que se refiriera a él con ese nombre tan peculiar. Está en lo alto del pueblo, cuando pases por los “calistros” sube la loma y lo verás.
Los calistros, los calistros, ¿sabremos identificar lo que son los calistros? Estábamos impacientes por ver El Castillo de los Negros, teníamos las indicaciones y fuimos en la dirección señalada, subimos a lo alto del pueblo y pasamos por un camino flanqueado por docenas de eucaliptos, descubrimos que los calistros son los eucaliptos (curioso argot).
Solo tuvimos que caminar unos cientos de metros para llegar a la loma, ahí mismo estaba la entrada del castillo, un castillo que se extiende a lo largo de la cresta de una pequeña colina. Un pasillo amurallado de unas decenas de metros lleva desde la entrada hasta la zona central del castillo atravesando un laberinto de escaleras y pasadizos que van dejando habitaciones a uno y otro lado.
La edificación está inacabada, recubierta de cemento sin pintar pero en la que se puede encontrar curiosos detalles como bustos antiguos, arcos medievales, paredes cubiertas de azulejos andaluces o lámparas de forja. La fortaleza está rodeada por zonas llenas de cuevas habitables donde viven gentes de la zona, recuerda la época medieval donde los siervos más pobres no tenían derecho a vivir dentro de la protección de las murallas.
Lo que nos sorprendía no era ver esa gran construcción en un pequeño pueblo, sino que sus moradores fueran decenas y decenas de subsaharianos; senegaleses, malienses, gambianos,… Negros que habitan un castillo; El Castillo de los Negros.
La historia es menos romántica de lo que pudiera parecer; no se tratan de guardianes africanos traídos de las tribus más guerreras del África Negra, ni es la historia de un africano rico que construyó este castillo para sus compatriotas.
La historia es que el dueño del castillo inacabado es un “empresario” de la zona dedicado a la compra-venta de sustancias prohibidas que quiso construirse un castillo para sentirse Rey.
El Rey del Castillo de los Negros actualmente se encuentra como invitado de “otro castillo”; uno con murallas más altas que éste, con rejas en las ventanas y guardias armados, un castillo de titularidad pública gestionado por el Ministerio del Interior.
Mientras dura su ausencia no dejará de ganar dinero a costa de unos nuevos súbditos venidos de muy lejos; los inmigrantes, a quienes alquila las habitaciones de su castillo a 160 euros por persona, ¿a quien si no iba a poder alojar en un edificio en construcción? A quienes más dificultad tienen para alquilar un alojamiento digno. Gran hombre, gran empresario, eso es buscar oportunidades de negocio allá donde estén ¡qué olfato para encontrar dinero!
No se sabe con certeza cuántas personas viven allí, nosotros al menos no lo sabemos, aunque dicen que hay más de un centenar, ¿echamos cuentas?
El título de este texto El Castillo de los Negros bien podría ser el título de un cuento, de una historia romántica de guerreros y princesas, pero la realidad de la inmigración en Almería deja poco al romanticismo, la realidad, es mucho más dura, mucho más.

Publicado en diversidad cultural | Leave a Comment »

El Foro Social Mundial se reune en Dakar

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 13 enero, 2011

Del 6 al 11 de febrero de 2011, el Foro Social Mundial se reúne en Dakar, Senegal, este encuentro tiene 12 ejes temáticos que quiero compartir con vosotros por su interés. Si pincháis AQUÍ podeis acceder a toda la información.

EJES TEMÁTICOS DEL FSM 2011

Eje 1: Por una sociedad humana basada en los principios y valores comunes de dignidad, diversidad, justicia, igualdad entre todos los seres humanos, cualquiera que sea su género, cultura, edad, discapacidad, creencia religiosa, salud, y por la eliminación de toda forma de opresión y de discriminación basadas en el racismo, la xenofobia, los sistemas de castas, la orientación sexual y otros.

Eje 2: Por una justicia ambiental y un acceso universal y sostenible de la humanidad a los bienes comunes, por la preservación del planeta como fuente de vida, en particular de la tierra, las aguas, las semillas, los bosques y selvas, las fuentes de energía renovable y de la biodiversidad, garantizando los derechos de los Pueblos Indígenas, originarios, tradicionales, autóctonos, nativos, sin estado, quilombolas y ribereños, sobre sus territorios, los recursos, las lenguas, las culturas, las identidades y los saberes.

Eje 3: Por la aplicabilidad y la efectividad de los derechos humanos – económicos, sociales, culturales, ambientales, derechos civiles y políticos, incluso los derechos de los niños -, en particular el derecho a la tierra, a la soberanía alimentaria, a la alimentación, a la protección social, a la salud, a la educación, a la vivienda, al empleo, al trabajo decente, a la comunicación, a la expresión cultural y política

Eje 4: Por la libertad de circulación y de establecimiento de todas y de todos, en especial de los inmigrantes, de los solicitantes de asilo, de las personas víctimas de tráfico humano, de los refugiados, de los Pueblos Indígenas, originarios, autóctonos, tradicionales y nativos, de las minorías, por el respeto de sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales.

Eje 5: Por el derecho inalienable de los pueblos al patrimonio cultural de la humanidad, por la democratización de saberes, culturas, comunicación y tecnologías, valorizando los bienes comunes con el fin de visibilizar los saberes subyugados, y por el fin del conocimiento privado y hegemónico, y por cambios fundamentales del sistema de derechos de propiedad intelectual.
Eje 6: Por un mundo libre de los princípios y de las estructuras del capitalismo, de la opresión patriarcal, de toda forma de dominación de las potencias financieras, de transnacionales y de sistemas desiguales de comercio, de dominación neocolonial y de dominación por la deuda.
Eje 7: Por la construcción de una economía social, emancipadora, con modelos sostenibles de producción y de consumo, y un sistema de comercio justo, que ponga fin al productivismo y coloque en el centro de las prioridades el equilibrio de todas las formas de Vida, las necesidades fundamentales de los pueblos y el respeto de la naturaleza, garantizando una redistribución mundial con una fiscalía internacional y sin paraísos fiscales, y por un modelo de producción y consumo alimentar basados en la soberanía alimentaria que resiste al modelo industrial, a la monopolización de las tierras, a la destrucción de las semences nativas y de los mercados locales de alimentos.

Eje 8: Por la construcción y la expansión de estructuras e instituciones democráticas, políticas y económicas locales, nacionales e internacionales, con la participación de los pueblos en las tomas de decisión y en el control de los asuntos públicos y de los recursos, respetando la diversidad y la dignidad de los pueblos.

Eje 9: Por la construcción de un orden mundial basado en la paz, la justicia y la seguridad humana, el derecho, la ética y la soberanía, condenando las sanciones económicas, y por la autodeterminación de los pueblos, en particular de los pueblos bajo ocupación y de aquellos en situación de guerra y conflictos.

Eje 10: Por la puesta en valor de las vivencias, las historias y las luchas del África y de la diáspora y su contribución a la humanidad, reconociendo la violencia del colonialismo y del neocolonialismo.

Eje 11: Por une reflexión colectiva de los movimientos sociales, del proceso del Foro Social Mundial y de las perspectivas y estrategias para el futuro, garantizando sus contribuciones a la realización efectiva e otro mundo posible y urgente para todos.

Eje 12: Por el inter aprendizaje de paradigmas alternativos a la crisis de civilización hegemónica de la modernidad/ colonialidad eurocéntrica, a través de la descolonialidad y socialización del poder, en especial en las relaciones entre Estado-Mercado-Sociedad; los derechos colectivos de los pueblos; la des-mercantilización de la vida y el “desarrollo”; y emergencia de subjetividades y epistemologías alternativas al racismo, eurocentrismo, patriarcado y antropocentrismo.

Publicado en diversidad cultural, intercultural | Leave a Comment »

Publicado el sonido de la Presentación de “Cuidando a Pacientes Musulmanes”

Publicado por Dr. Fernando Plaza en 28 diciembre, 2010

Los amigos de la Asociación ACA, Acciones Comunitarias Almerienses, han publicado en su radio en internet, RADIO CORTIJO, un Podcast en el programa: Radio Cortijo Nuevas Temporadas. Canal: Radio Cortijo

Publicado en comunicación intercultural, diversidad cultural | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 882 seguidores

%d personas les gusta esto: