Enfermería Intercultural

Una apuesta por la Interculturalidad en el campo de la Salud

Boletín de Sur a Sur: #EuropaCerrada #BienvenidosRefugiados @ASPA_Andalucia

Posted by Dr. Fernando Plaza en 4 septiembre, 2015

Interesante artículo del Boletín de Sur a Sur de ASPA Andalucía sobre la situación que se está viviendo con la emigración y los regufiados y la vergonzosa actuación de Europa. Mientras tanto miles de personas se organizan para mostrar su solidaridad, ofrecer sus casas a los refugiados y presionar al gobierno para que acepte a estas personas que huyen de guerras en sus países de origen.

Te invitamos a que te sumes a dos Campañas abiertas en Ghange.org:
Petición para Gobierno Español Abrid las puertas a los refugiados de manera inmediata.
Petición para Alcaldes/as de la provincia de Almeria Declarar los municipios: Municipios Refugio
descarga
descarga
No vale decir que es una inmigración ilegal, irregular, económica, para deslegitimar sus derechos de asilo.
No vale acusar a las “mafias” del tráfico de seres humanos.
No vale culpar a sus países de origen por la pobreza y el hambre de que huyen.

El Frontex y Acnur, dos organismos internacionales que están ahí, sobre el terreno, lo han dicho muy claro: la inmensa mayoría de los más de doscientos cincuenta mil inmigrantes llegados a las costas europeas, tienen derecho de asilo porque huyen de conflictos como el de Siria, Afganistán, Irak o Eritrea. Grecia, el país quebrado de la UE, ha recibido en sus costas a más de la mitad de estos ciudadanos sin patria. Precisamente poniendo el énfasis en este país, conviene poner sobre el papel que la aceleración de los desembarcos en Grecia aumentó en un 750% entre el 1 de enero al 31 de julio con respecto al año pasado. Solamente en julio llegaron 50.000, sobre todo de Afganistán, Irak y Siria. Los habitantes de las pequeñas islas griegas de Lesbos, Quios, Kos, Samos o Leros, no tienen capacidad para acoger a tantas personas, les falta comida, techo, y unas mínimas condiciones higiénicas para acoger a tantas personas. Ciertamente llevan clamando a sus socios de la UE una solución compartida ante ese drama humanitario. Pero Europa se hace la sorda, mira a otro lado. Y, para vergüenza y oprobio, entre los más insolidarios, el que más excusas ha puesto para no admitir ni siquiera un cupo mínimo, es el Gobierno español. Alega que aquí ya no se cabe, que el paro nos desborda, y hacen declaraciones tan sonrojantes como la del ministro Fernández, responsable de Interior, que pidió a los europeos indignados que facilitaran sus domicilios para enviarles inmigrantes a sus casas. Y eso sabiendo de primera mano que España es el país que más recortes ha hecho en ayuda al subdesarrollo de toda la OCDE. La europea es una sociedad envejecida, sin el suficiente relevo generacional.

La emigración no ha hecho más que aportar riqueza, fuerza de trabajo, precisamente en aquellos cometidos que ya no realicen los nacionales. El cuidado de los niños y los ancianos está en manos de jóvenes venidos de otros países que con sus aportaciones a las arcas de la Seguridad Social contribuyen, también, al pago de las pensiones. Y, además, son fundamentales en el rejuvenecimiento de los países.

Hay que buscar soluciones de dignidad y acoger a los que ya están en territorio europeo. ¿O es que estamos olvidando el éxodo español tras la guerra civil y su triste destino en los campos de concentración en el sur de Francia? Qué mala memoria tenemos. ¿Vamos a hacer lo mismo? Si Europa solo está interesada en proteger sus fronteras, sin una brizna de solidaridad podría ocurrirle lo que Edgar Allan Poe cuenta en La máscara de la muerte roja donde se simboliza la futilidad del intento del príncipe de encerrarse en su palacio hasta que la peste pasara. Pero la muerte acabó entrando igual.

Parece baste hipócrita la tenacidad con que Europa procura negar el asilo a los inmigrantes cuando no son otra cosa que el residuo patético de sus correrías coloniales de varios siglos o de las guerras inconfesables que ella misma ha podido encender. Desde la organizaciones proinmigrantes tenemos claro que El Viejo Continente tiene que decidir entre el caos que vive en la actualidad o regular la situación con un sistema organizado. Por supuesto tiene que establecer en esta situación insostenible unos criterios mínimos de salvaconductos humanitarios de máxima urgencia para los grupos que ya no pueden esperar más o al menos permitir al menos la reagrupación familiar con los ya residentes en la UE.

Luis Pernía Ibáñez (ASPA y presidente de la Plataforma de solidaridad con los Inmigrantes)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: