Enfermería Intercultural

Una apuesta por la Interculturalidad en el campo de la Salud

Discriminación Vs Profesionalidad. Los principios éticos de los y las profesionales de la Salud

Posted by Dr. Fernando Plaza en 28 junio, 2015

Recuerdo la conversación que tuve hace unos años con una compañera, hablábamos de la inmigración, del aumento de población inmigrante en la provincia de Almería. Ella defendía argumentos que en muchos casos eran claramente xenófobos como “vienen a quitarnos el trabajo”, vienen a aprovecharse”, “esta gente quiere vivir sin trabajar” y otras lindezas que hacían muy difícil que pudiéramos ponernos de acuerdo en nada. En un momento determinado le pregunté cómo podía hablar con ese desprecio de otras personas y trabajar en un hospital público donde el porcentaje de pacientes extranjeros va en aumento, las pocas palabras de su respuesta me dejaron perplejo; “yo soy racista, lo reconozco, pero en el hospital soy enfermera”. Lo tenía claro, cuando se ponía su pijama de enfermera dejaba su ideología discriminatoria en la taquilla y se impregnaba de los principios éticos de la Enfermería. Esos principios reflejados en el Código Deontológico de la Enfermería (1988) que dice en su Artículo 4:

“La Enfermera reconoce que la libertad y la igualdad en dignidad y derecho son valores compartidos por todos los seres humanos que se hallan garantizados por la Constitución Española y Declaración Universal de Derechos Humanos. Por ello,  la enfermera/o está obligada/o a tratar con el mismo respeto a todos, sin distinción de raza, sexo, edad, religión, nacionalidad, opinión política, condición social o estado de salud”.

images

Y la realidad es que yo trabajé con ella muchos turnos y nunca la vi tratar con desprecio a ningún paciente inmigrante, aunque a veces se le escapara algún comentario prejuicioso en el estar de enfermeras. Para mí, la incoherencia entre la ideología que expresaba mi compañera en sus expresiones a cerca de la población inmigrante y su labor como enfermera me resultaba un verdadero “desdoblamiento de personalidad”, como en la novela de Stevenson El extraño caso del Doctor Jekyll y Mister Hyde, mi compañera era capaz de pasar de ser la señora racista Hyde en la calle a la buena enfermera Jekyll al ponerse el uniforme, como si la vestimenta le hiciera las funciones del antídoto novelesco. La explicación no era tan fantasiosa, simplemente su profesionalidad como enfermera le imponía una forma de actuar, de trabajar y de relacionarse con sus pacientes en la que no tenía en cuenta cual fuera su país de origen.

Lo cierto es que casos como el de esta compañera con una ideología tan marcadamente anti-inmigración son minoritarios (aunque estoy convencido que “perdía la fuerza por la boca” como se suele decir y no le era tanto), en el estudio que realicé hace unos años (Plaza del Pino et al, 2009) sobre la actitud de la Enfermería ante pacientes inmigrantes solo el 15% de la muestra tenía una actitud claramente negativa ante la inmigración y otro 15% claramente positiva mientras que el resto, el 70%, se encontraba en posiciones moderadas. También hay que decir que las conductas claramente discriminatorias hacia los pacientes inmigrantes eran muy escasas (Plaza del Pino, 2010).

Creo que es interesante que hagamos un repaso de la historia de los principios éticos de la Enfermería, que los recordemos y los tengamos presentes en la lectura del libro. Me he basado en una publicación de la web de la ANESM (2013).

Los principios éticos de las profesiones sanitarias.

En 1947, tras las revelaciones acerca de las atrocidades cometidas por los médicos nazis en los campos de concentración, La Asociación Médica Mundial reafirmó con el Código de Nuremberg los principios éticos comunes a la profesión médica en todo el mundo. Un año más tarde, en Ginebra se puso el acento en los principios de confidencialidad, de no discriminación por motivos de raza, religión, ideas políticas o posición social, y de respeto a la vida. Pero no fue hasta 1975 cuando La Declaración de Tokio se pronunció contra la participación de los médicos en la tortura y en general en el trato cruel y degradante de los prisioneros.

En el campo de la Enfermería, se ha producido un proceso similar de formulación de códigos de la práctica profesional y de la afirmación de valores fundamentales y principios éticos. Así, en 1953 el Consejo Internacional de Enfermeras formuló el “Código para enfermeras”, ejemplo que siguieron diversas asociaciones nacionales en América y Europa, el Consejo General de Colegios de Diplomados de Enfermería de España lo hizo en 1989.

Entre los principios éticos tenemos el derecho a ser informado, la confidencialidad, el derecho a la intimidad, la no discriminación por motivos de raza, sexo, religión, ideas políticas o posición social, el respeto a la vida humana, el derecho a recibir cuidados adecuados, el no a la tortura y no al trato cruel y degradante, ni el sometimiento ideológico de la persona, el derecho a ser tratado con dignidad humana o el consentimiento informado de la persona o de los familiares responsables de los menores o personas incapacitadas.

Principios fundamentales de la ética.

Parece que existe un consenso mundial entre los profesionales de la salud, abogados, filósofos, teólogos y expertos en ciencias sociales cuando definen los principios fundamentales de la ética, estos principios son:

El principio de autonomía.

Define el derecho de toda persona a decidir por sí misma en todas las materias que la afecten de una u otra manera, con conocimiento de causa y sin coacción de ningún tipo. Determina también el correspondiente deber de cada uno de respetar la autonomía de los demás.

El principio de beneficencia.

Define el derecho de toda persona de vivir de acuerdo con su propia concepción de la vida buena, a sus ideales de perfección y felicidad. Íntimamente relacionado con el principio de autonomía, determina también el deber de cada uno de buscar el bien de los otros, no de acuerdo a su propia manera de entenderlo, sino en función del bien que ese otro busca para sí.

El principio de no-maleficencia. 

Define el derecho de toda persona a no ser discriminada por consideraciones biológicas, tales como raza, sexo, edad, situación de salud, etc. Determina el correspondiente deber de no hacer daño, aún cuando el interesado lo solicitara expresamente.

El principio de justicia.

Define el derecho de toda persona a no ser discriminada por consideraciones culturales, ideológicas, políticas, sociales o económicas. Determina el deber correspondiente de respetar la diversidad en las materias mencionadas y de colaborar a una equitativa distribución de los beneficios y riesgos entre los miembros de la sociedad. El principio de justicia en el cuidado de la salud se refiere ante todo a la máxima igualdad en la distribución de los recursos asistenciales y las oportunidades de recibir cuidados y tratamiento, de los riesgos y los beneficios, con objeto de asegurar que las personas ‑tanto individual como colectivamente‑ reciban un trato equitativo.

Respeto por la persona.

Significa en esencia, dar a los pacientes el trato de personas; esto es, individuos que poseen derechos y obligaciones. Significa respetar la autonomía de los sujetos y proteger a quienes puedan sufrir una pérdida de esta autonomía por causa de enfermedad, lesiones o trastornos mentales, y obrar para que la recuperen los que la hubieren perdido. Quiere decir, reconocer los derechos fundamentales de los pacientes en tanto que persona, a saber: el derecho a conocer, a la intimidad y a recibir tratamiento.

Como vemos, respetando los principios de la ética, conductas discriminatorias no tienen cabida en la práctica profesional. Desarrollaré a continuación los derechos de información y  consentimiento informado con un poco de más detalles porque, como veremos más adelante cuando tratemos el tema de los problemas de comunicación , para personas de otras culturas o con usos idiomáticos distintos al nuestro a veces estos derechos se ven vulnerados por la falta de traductores lingüísticos y/o culturales.

El derecho a la información.

Es uno de los derechos fundamentales del paciente, el derecho a ser informado acerca de su enfermedad o trastorno, diagnóstico y tratamiento. Este derecho a la información es extensible a la familia o personas próximas al enfermo, especialmente en aquellos casos en que las circunstancias desaconsejan que éste sea informado directamente (menor de edad, enfermedad incurable).

Por otra parte, este derecho se fundamenta en la necesidad que el enfermo y la familia tienen de conocer su situación, ya que sólo a partir de éste conocimiento es posible la sunción y la colaboración en las medidas y tratamiento que hayan de aplicarse para el remedio de la enfermedad, el paciente es un sujeto activo que tiene el derecho a intervenir en su propio proceso curativo.

El consentimiento informado.

Los pacientes tienen el derecho de control sobre sus propios cuerpos. Por eso, se requiere el consentimiento del paciente antes de: tratamientos y procedimientos rutinarios y no rutinarios. Para que un consentimiento sea válido se requiere:

  • Capacidad: El paciente debe ser capaz de dar su consentimiento. Esta capacidad dependerá de la edad, su competencia mental para hacer elecciones y comprender sus consecuencias.
  • Información:La información dada a un paciente tiene que ser necesaria y suficiente para que éste tome una decisión inteligente.
  • Voluntariedad:Este consentimiento no debe ser forzado. Las personas actúan voluntariamente cuando ejercen la libertad de elección sin violencia, fraude, engaño, compulsión u otras formas de limitación o coacción.

Así que se un/a buen/a profesional y no discrimines por ninguna razón, por ninguna excusa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: